Despejado

22°

Córdoba
Capital

suscripcion alreves.net.ar

Orgullo nacional

Desde Mendoza Macri defendió las licitaciones de parques eólicos de su gobierno, que una investigación de Perfil reveló que habían participado las empresas de su familia, quienes a través de un contador compraron y revendieron contratos que en un año les dieron una ganancia de hasta 48 millones de dólares.

 Miércoles, 10-enero-2018


“Los argentinos tenemos que estar muy orgullosos porque en este proceso de licitaciones que hemos hecho, que se llaman Renovar, hemos adjudicado 147 proyectos para generar energía con recursos renovables”, resaltó el Presidente, flanqueado por el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, aunque ni una palabra dijo de los negocios que su familia hizo en esas licitaciones.

Una investigación de Perfil reveló que dos empresas del Grupo Macri y sus socios en el negocio de la energía eólica, compraron y luego revendieron seis parques eólicos. Lo hicieron a través de la compañía Sideco Americana -empresa insignia del holding- que creó junto con un grupo de socios cuatro empresas a nombre de un contador.

A través de esa UTE adquirieron seis parques en Miramar, provincia de Buenos Aires, y en Chubut, y meses más tarde los revendieron, obteniendo en menos de un año una ganancia de al menos 48 millones de dólares.

Las licitaciones públicas habían sido ganadas por la española Isolux, las primeras cuatro durante el kirchnerismo y las dos últimas durante la gestión de Cambiemos. La empresa estaba en concurso de acreedores y comenzó a desprenderse de sus activos en el país: negoció la venta de los primeros cuatro con Sideco y sus socios.

A pesar de estar en la mira del Ministerio de Energía porque su situación financiera no le permitía seguir licitando, Isolux ganó dos licitaciones más, contratos que fueron vendidos a Sideli SA y Sidsel SA, las empresas creadas para la transacción con Sideco y sus socios. Y aunque el sistema permite a los ganadores de las licitaciones revender sus contratos, hay un conflicto de intereses a los que Macri llama licitaciones “competitivas y transparentes”.