La única luz al final del túnel

Una noticia que alegra el día: Abuelas de Plaza de Mayo anunció la recuperación de la identidad de la hija de Norma Síntora –cordobesa de Cruz del Eje, todavía desaparecida- y del santafesino Carlos Alberto Solsona. Sus padres estudiaban en la UNC y Norma, embarazada de 8 meses, fue secuestrada en Moreno, provincia de Buenos Aires, cuando planeaba huir del país.

 martes, 9-abril-2019

Estela de Carlotto anunció la aparición de la nueva nieta. A su derecha, Carlos Solsona (padre), y a su izquierda, Marcos Solsona (hermano).


Casi 42 años después, Carlos Alberto Solsona podrá reencontrarse con su hija, la nieta número 129 encontrada por la incansable lucha de Abuelas de Plaza de Mayo. “Abuelas ha encontrado una nueva nieta, la numeramos para darnos fuerza. La nieta número 129 podrá conocer a su padre, a sus hermanos y a su tío”, arrancó el anuncio Estela de Carlotto. Los familiares de la nueva nieta recuperada estaban presentes en el acto.

La nieta 129 vive en España y el proceso de recuperación de su identidad. “A partir de diversas informaciones recibidas sobre una joven que había sido inscriptas como hija propia de un matrimonio, desde Abuelas se resolvió la aproximación del caso. La documentación reunida mostraba entre otras cosas que la partida de nacimiento apócrifa había sido firmada por un médico de la Policía Federal Argentina y que el parto había ocurrido en domicilio”, indica el comunicado de Abuelas. Luego, el equipo de investigación de Abuelas contactó a la mujer, que vive en España, para invitarla a realizarse el ADN.



La nieta número 129 es hija de Norma Síntora –nacida en Cruz del Eje en 1951- y del santafesino Carlos Alberto Solsona, dos militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Ambos se conocieron estudiando ingeniería electrónica en Córdoba en el año 1968. Formaron pareja en 1974, se casaron en 1975 y al año siguiente nació Marcos, su primer hijo. Con la represión expandiéndose como una sombra decidieron huir al exterior: dejaron a Marcos al cuidado de sus abuelos, Carlos se fue a España y Norma –embarazada de ocho meses- se refugió en la casa de una pareja de compañeros de militancia en Moreno, provincia de Buenos Aires. Allí fue secuestrada el 21 de mayo de 1977 junto a esas dos personas. Los tres continúan desaparecidos.

Su abuelo realizó presentaciones en Abuelas filial Córdoba denunciando la desaparición de su hija que cursaba un embarazo avanzado. Según se presume por la zona de detención, Norma podría haber sido llevada a Campo de Mayo y la bebé habría nacido en una de las maternidades de ese centro clandestino de detención.

“Rompamos el silencio, el tiempo es hoy. Los nietos y nietas ya tienen entre 39 y 45 años. Ayudemos a reparar las heridas que la dictadura nos dejó”, cerró Estela de Carlotto. Una nueva jornada llena de emoción se vivió en la sede de Abuelas, que nuevamente demuestran ser un ejemplo de lucha.