5 femicidios en 14 días

Son las escalofriantes cifras de este 2019, con crímenes que se suman al de Karina Vayón, ocurrido el 31 de diciembre pasado en La Rioja. La violencia de género no se detiene, a pesar de la lucha y los reclamos que el movimiento feminista puso en agenda a partir del colectivo Ni Una Menos. En 2018 hubo un femicidio cada 34 horas en Argentina.

 lunes, 14-enero-2019

La cifra de femicidios no desciende, y el Estado no está poniendo lo que hay que poner para erradicarlos.


La noticia de la muerte de Agustina Imvinkelried, adolescente de 17 años que fue encontrada hoy en la Ruta provincial 6 de Esperanza, provincia de Santa Fe, vuelve a poner el foco sobre la violencia de género. La joven estaba desaparecida desde el sábado a la noche, cuando había ido a bailar con amigas y no había regresado a su casa. Pablo Trionfini, de 39 años, era el principal sospechoso por la muerte de la joven. Su rostro había sido registrado con ella en la grabación de una cámara de seguridad. Se suicidó hoy cuando la policía ingresaba para allanar su domicilio.

La seguidilla de casos había arrancado el lunes 31 de diciembre pasado, en vísperas del Año Nuevo, cuando Karina Elizabeth Vayon, oriunda de Chilecito, fue encontrada muerta en La Rioja. La policía la halló golpeada, con cortes en su cuello y cara, y arrestó a su ex pareja, Yonathan David Serrano, de 26 años, padre de una hija en común de 3 años. Fue el propio Serrano quien llamó a la policía y avisó que la mujer estaba muerta en el living de su casa.

Pocas horas después, en Santiago del Estero, el policía Héctor Montenegro volvió a su casa y con su arma reglamentaria le disparó a su pareja, Celeste Castillo, que murió en el acto. Como pasó en otros casos que involucró a agentes policiales, el siguiente acto del asesino fue dispararse él mismo, lo que le provocó la muerte luego de agonizar unas horas en el hospital.

En Córdoba el primer femicidio ocurrió el domingo 6 de enero a la noche. Dahiana Moyano, de 24 años y dos hijas, fue hallada muerta, con el cuerpo boca abajo y semidesnuda en un descampado de la localidad de Malvinas Argentinas. Venía de trabajar y cuando volvía a su barrio, Ciudad de Mi Esperanza, fue atacada. Según las primeras pericias falleció por asfixia mecánica y el principal sospechoso sería su ex pareja, quien está detenido.

Al día siguiente, lunes 7 de enero, la madre de Joselín Mamani, de diez años, encontró a su hija muerta de 32 puñaladas en la localidad bonaerense de Longchamps. No se conoce el autor del crimen y el caso está en manos de la fiscal Fabiola Juanatey, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Violencia de Género del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

Cuando estos casos volvían a copar la atención de todos los medios, Gisela Varela fue asesinada el martes 8 de al menos tres balazos en Mar del Plata por quien había sido su pareja, Sergio Cejas, quien tenía una restricción perimetral. Romina prestaba servicio en la Policía Comunal marplatense y estaba esperando el colectivo cuando el agresor se bajó el auto, le arrebató su arma reglamentaria y le disparó, causándole la muerte de manera instantánea.

Números de terror

Las cifras de 2019 muestran que a pesar de la visibilidad ganada por las mujeres a partir del colectivo Ni Una Menos, los femicidios no cesan: el relevamiento del Observatorio MuMaLá del 2018 contabilizó un femicidio cada 34 horas en Argentina. Según esta organización feminista, el año pasado se produjeron en el país un total de 259 femicidios, entre los cuales 229 fueron víctimas mujeres. También hubo 26 femicidios vinculados y cuatro travesticidios.

La mayoría de los femicidios se produjeron en la provincia de Buenos Aires, donde se registraron 95 casos, que representan el 36,75% del total, ocupando Córdoba el segundo lugar, con 21 crímenes, seguido de Santa Fe con 20 y Mendoza y Tucumán con 17.