A Macri le sobra un Preámbulo

"Demasiado generoso y abierto", dijo Macri, críticamente, que es el país con los inmigrantes. En franca contradicción con el Preámbulo de la Constitución Nacional, que recibe a "todos los hombres del mundo", el Presidente fogonea la xenofobia.

 jueves, 1-noviembre-2018

Macri, con un guiño de parte del PJ y el aplauso de muchos medios, quiere políticas migratorias más duras.


A Mauricio Macri el Preámbulo de la Constitución Nacional le hace ruido, justo en la parte donde dice “para todos los hombres del mundo”. De visita hoy en Río Cuarto, el jefe de Cambiemos se mostró en línea con Trump y Bolsonaro en relación a endurecer las políticas migratorias en el país de los inmigrantes.

Desde que llegó al gobierno, Cambiemos ha incrementado la presión contra los ciudadanos extranjeros que se radican en la Argentina, sobre todo los que provienen de la región, que en el caso de esta provincia son el 95%. Un claro ejemplo de ello es el DNU 70/2017 que facilita la expusión de extranjeros con causas penales pero sin condena firme. Esa intentona fue declarada inconstitucional por la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, que consideró que el decreto presidencial viola los derechos humanos de los inmigrantes. El gobierno busca respaldo en la Corte para esta medida.

Macri va por más. Con la clap de medios amigos y un guiño del un sector del PJ impulsa cambios en la ley de Migraciones y, en el corto plazo, la deportación sumaria de cuatro ciudadanos extranjeros que supuestamente participaron de la marcha contra la sanción del Prespuesto 2019.

Ayer, sentado entre la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el titular de Producción, Dante Sica, Macri dijo que “tenemos que debatir el manejo migratorio en el país. Tenemos que ver cómo son las reciprocidades, porque la Argentina tiene una generosidad absoluta, pero hay que ver los demás países”. Cualquier semejanza con las expresiones de Donald Trump en relación a la caravana de hondureños que atravesó Centroamérica para llegar a EE.UU., no es coincidencia.

“A veces uno tiene la sensación de que se es demasiado generoso y abierto frente a otras realidades”, dijo el Presidente, y aseguró: “Queremos gente que venga con la vocación de trabajar, como nuestros abuelos, y protegernos de otros que vienen con otras intenciones que nos complican la existencia a todos y le dan un trabajo enorme a la ministra Bullrich”. Las estadísticas indican que una ínfima minoría de los presos con causas penales tiene origen inmigrante.