A Notre Dame, fortuna; al Amazonas, propina

La cumbre del G7 en Biarritz definió que las grandes potencias del mundo aportarán la ridícula suma de 20 millones de euros para combatir los incendios en el Amazonas. Cuando se incendió la iglesia de Notre Dame se recaudaron unos mil millones de euros para su reconstrucción. Bolsonaro insulta a Macron y tensa la cuerda.

 martes, 27-agosto-2019

El incendio en el Amazonas avanza destruyendo una superficie de 1,5 estadios de fútbol por minuto, pero las potencias miran para otro lado.


Los incendios en la selva amazónica ya llegaron al nivel de desastre ambiental planetario de carácter histórico. Sin embargo, las principales potencias del mundo, reunidas en la cumbre del G7 en Biarritz (Francia), definieron que destinarán 20 millones de dólares para combatir las llamas en el principal pulmón verde del planeta, que está siendo devastado por el avance del agronegocio –que desde hace años destruye silenciosamente ese territorio- y la irresponsabilidad política del gobierno brasileño.

El G7 está conformado por Estados Unidos, Canadá, Japón y cuatro potencias europeas: Francia, Alemania, Reino Unido e Italia.

La suma contrasta con los entre 850 y 1.000 millones de euros que se ofrecieron –entre entes públicos y actores privados- para la reconstrucción de Notre Dame, la icónica iglesia francesa incendiada meses atrás. De hecho, el multimillonario Francois Pinault ofreció 100 millones de euros (cinco veces más que lo aportado por las potencias para el Amazonas) y el propietario del grupo Louis Vuitton, Bernard Arnault, dijo que aportaría 200 millones en caso de ser necesario para la iglesia francesa (diez veces más que el ‘salvataje’ del G7 para el Amazonas).

De todos modos, desde Biarritz los países más poderosos del mundo dijeron que esto es una primera etapa de ayuda y que el mes próximo habrá una propuesta oficial surgida de la Asamblea General de la ONU.

La pobre ayuda del G7 está enmarcada por la escalada de tensión entre el presidente francés Emmanuel Macron y el mandatario brasileño Jair Bolsonaro. El francés criticó al exmilitar por incumplir sus compromisos con las políticas ambientales. Como respuesta, Bolsonaro se burló en redes sociales de la esposa de Macron, Brigitte, por su edad. Además, Eduardo, hijo de Bolsonaro, difundió un video que llevaba por título “Macron es un idiota”.

Las agresiones personales al mandatario galo se replicaron en todo el gabinete de Bolsonaro, tanto que se puso en duda que el gobierno de Brasil acepte los 20 millones de dólares. “Macron tiene que retractarse por los insultos hacia mi persona. Me llamó mentiroso. Para hablar o aceptar cualquier cosa con las mejores intenciones posibles de Francia, él tendrá que retirar sus palabras”, dijo el ultraderechista carioca, y lo chicaneó por el incendio de Notre Dame: “No logra siquiera evitar un previsible en una iglesia que es patrimonio de la humanidad”. “Agradecemos la oferta, pero esos recursos tal vez sean más relevantes para reforestar Europa”, coronó Onyx Lorenzoni, el jefe de Gabinete de Brasil.

En los primeros días de la escalada de incendios en la selva amazónica, tanto Alemania como Noruega avisaron que restringirán sus aportes al Fondo del Amazonas –que realizan cada año- por el poco compromiso del gobierno brasileño con el cuidado ambiental.