A traición

El jefe de la policía jujeña ordenó detener de manera brutal y excesiva a un dirigente sindical, sin la orden de ningún juez y en el marco de una protesta por mejoras salariales, en un sector donde algunos trabajadores cobran entre dos mil y tres mil persos de sueldo por mes.

 jueves, 3-diciembre-2020

La policía jujeña detuvo de manera brutal y sin orden judicial al dirigente sindical Santiago Seillant en la localidad de Perico, mientras reclamaban por mejoras salariales.


A la manera de las prácticas de la dictadura militar, con la prepotencia y la violencia de la fuerza, Guillermo Corro, el jefe de la policía provincial de Gerardo Morales en Jujuy, se presentó ante los trabajadores que estaban protestando durante la primera jornada de paro y movilización y ordenó detener de manera brutal a Santiago Seillant, secretario del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM).

Mirá el momento de la violenta detención:

En el video, registrado ayer durante una marcha con corte parcial de la ruta nacional 66 en la localidad de Perico, se puede ver el momento en que Corro saluda a Seillant e inmediatamente ordena a una docena de efectivos proceder a la detención del sindicalisa, sin mediar orden judicial ni motivo alguno para el operativo. “No lo esperábamos, fue artero, fue una maniobra artera de parte del jefe de la Policía”, dijo Seillant y agregó que lo sorprendió el operativo porque no hubo orden de detención emanada de un juez, sino que “se ejecutó una orden de detención a través del gobierno de la provincia que la ejecutó Corro pero salteándose la justicia”.

Seillant integraba uno de los grupos de manifestantes que se encuentran realizando un paro por 48 horas en reclamo de mejoras salariales para el sector, que tienen salarios que en algunos casos no llegan a los tres mil pesos mensuales. “Estábamos en media calzada, no estábamos haciendo un corte total, había vehículos que estaban pasando porque la idea no era entorpecer completamente el paso, sí visibilizar las demandas salariales que tenemos, que ya venimos denunciando hace tiempo, sueldos de 2 mil pesos, de 3 mil”, dijo dirigente luego de ser liberado en la tarde de ayer miércoles y subrayó que los trabajadores estatales de Jujuy reciben “salarios de indigencia”. “Miles de compañeros de toda la provincia están cobrando miserias y ya es insostenible, y el gobernador (Gerardo) Morales no da una respuesta y necesitamos una respuesta antes de fin de año”, agregó.