Achicar el Estado es deporte nacional

Macri tiene listo un decreto para convertir a la Secretaría de Deportes en la Agencia de Deporte Nacional. La medida le abre las puertas a privatizaciones, ventas de terrenos pertenecientes al Estado y arancelamiento de actividades. Además, elimina la Asignación Universal por Hijo Deportista.

 jueves, 24-enero-2019

"Arranca por la derecha el genio del ajuste mundial, vende terrenos y va a tocar para el mercado inmobiliario, vende, privatiza, elimina AUH, siempre Mauricio, genio, genio, genio, ta, ta, ta..."


El decreto ya está en manos del presidente Mauricio Macri y sería sólo cuestión de tiempo para que se oficialice. El gobierno nacional convertirá a la Secretaría de Deportes de la Nación en Agencia de Deporte Nacional. El texto, de nueve páginas, no sólo cambia la estructura de la entidad que rige la actividad deportiva sino que también deroga parcial o totalmente cinco leyes nacionales y pone a disposición del mercado inmobiliario varios terrenos de alto valor, dedicados hasta ahora al fomento del deporte.

La medida, que sólo necesita la firma de Macri, es impulsada por el secretario de Deportes, Diógenes de Urquiza Anchorena, y Fernando Marín, exgerenciador del club Racing y asesor del presidente en materia deportiva. Uno de los puntos que levanta polémica es el artículo 5, donde enumera cuáles serán los recursos operativos de la incipiente Agencia. Entre ellos, se mencionan “las ventas, locaciones u otras formas de contratación”, “recursos obtenidos mediante la celebración de contratos onersosos de concesión” y “los fondos provenientes de la explotación de bienes y de los servicios arancelados”.

O sea: quedarán a criterio de la dirección de la Agencia los terrenos pertenecientes al Centro Recreativo Nacional, compuesto por el Centro Nacional de Desarrollo Deportivo (CeNaDDe), el Centro Argentino de Deportes en la Naturalez (CADEN) y el sector de pistas de ciclismo, BMX y patín, además de las 11 hectáreas del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard). “Una de las premisas del gobierno nacional es lograr la utilización de los recursos públicos para potenciar una gestión más eficiente”, dice el texto. En gobiernos como el de Macri, hablar de “eficiencia” es casi sinónimo de privatización. El mercado inmobiliario ya se afila los colmillos.

La Agencia de Deporte Nacional se presenta en el decreto como un organismo descentralizado y autárquico, que actuará bajo la órbita de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación. La experiencia nos suena muy familiar a los cordobeses: está inspirada en la creación de la Agencia Córdoba Deportes, en el año 1999, pleno amanecer de la gestión de De la Sota. Un formato que, en deporte y otras áreas, se mantiene hasta hoy, y que permite tener muchos menos controles en la gestiónd de recursos públicos.

El decreto deportivo de Macri y los suyos corre del medio a una entidad antiquísima como la Confederación Argentina de Deportes (que denunció al gobierno por distintos incumplimientos legales), quitándole autoridad. Al mismo tiempo, al derogar la ley que creó el Ente Nacional de Desarrollo Deportivo (ENADED), elimina la Asignación Universal por Hijo Deportista, un programa que el macrismo no viene cumpliendo.

“Deviene imperioso disponer las adecuaciones antes descriptas en orden a lograr una gestión más eficiente con un impacto inmediato en la política pública destinada al fomento del deporte”, justifica el texto del decreto. La pelota la tiene Macri, quien con su firma puede hacerle un doloroso gol en contra al deporte nacional.