Acuerdo en una realidad paralela

El medio de una crisis que afecta la macro, la micro y la economía de las familias, el Gobierno nacional quiere una foto de respaldo con empresarios y dirigentes gremiales. Mientras toma medidas que afectan el salario, la producción y el empleo, Macri convocaría el jueves a un "acuerdo nacional para proteger el empleo, la productividad y el salario", pero no habría límites a los despidos ni medidas antirecesivas. Es esta toma de distancia presidencial del incendio, ¿se viene otra foto de varones para acordar el ancho del cielo?

 miércoles, 15-agosto-2018

Macri, con un guiño de parte del PJ y el aplauso de muchos medios, quiere políticas migratorias más duras.


“No pasa nada”, dijo el Presidente con el dólar casi a $31 que luego cayó un peso y volvió a subir. No pasa nada pero el Gobierno convocó a empresarios y CGT a una foto conjunta para emitir señales de entendimiento entre los sectores que conforman la economía y, de paso, ensayar algún tipo de señal favorable para la reforma laboral con flexibilización.

Casi al mismo tiempo que salieron las nuevas medidas de ajuste fiscal destinadas a reducir $12.500 millones este año y $53.000 el próximo, Cambiemos decidió promover una especie de “acuerdo nacional para proteger el empleo, la productividad y el salario”. Se trata de una acuerdo pensado en una realidad paralela: en medio de despidos del sector público y privado, y de la creciente precarización del trabajo, no se limitarán los despidos, y cuando la recesión y las tasas paralizan la actividad productiva destinada al mercado interno (obviamente no los sectores agroexportadores), no se anunciarían medidas productivistas ni que alienten el consumo.

El retroceso es evidente: en mayo del 2016 un grupo de 200 empresarios amigos firmó con el Gobierno “un acuerdo antidespidos” para suspender voluntariamente las cesantías. Fue papel pintado. Pero, al menos para la galería, hubo una señal politica. Ahora, ni eso..

Para la foto (donde sabemos que habrá un 99% de varones, otra cuestión de realidad paralela) serán convocados las cámaras empresariales y la dirigencia de la CGT. Según ambitoweb, ya hay un documento firmado por Mauricio Macri y el ministro Jorge Triacca. La cita sería el jueves en la Casa Rosada, pero todavía no es oficial. Lo que sí es oficial es que este tipo de movidas políticas apuntan a trabajar la imagen de un Macri “administrador de consensos” y líder de un equipo de cuyas decisiones él se desprende (cuando fracasan, como ahora). Un claro gesto de distanciamiento del incendio sin perspectivas en que se ha convertido la economía.