Adiós al fifty-fifty

La participación de los salarios de los trabajadores sobre el total de lo que genera la economía nacional bajó de 52,6 % a 47,3 %. Una caída del 5,3 % que rompe hacia abajo el histórico fifty-fifty. La patronal avanzó casi el mismo porcentaje que lo que perdieron los trabajadores. Significa una transferencia de 765 mil millones de pesos de los asalariados a sus patrones.

 jueves, 18-abril-2019

Los trabajadores se llevan cada vez menos. La patronal, cada vez más.


En medio de los anuncios realizados por el Gobierno ayer, un informe del Indec pasó casi desapercibido: el de la cuenta de generación de ingreso e insumo de mano de obra. En el documento, la entidad de estadísticas y censos refleja la fuerte caída del porcentaje que los trabajadores se llevan sobre el total producido por la economía. En el cuarto trimestre de 2018, esa participación fue de 47,3 %, un 5,3 % menos que en igual período del 2017, cuando ese índice marcó 52, 6 %.

La caída traspasa la frontera del fifty-fifty, concepto que se refiere a que los asalariados se lleven la mitad de lo generado por la economía.

Casualmente, el excedente de explotación bruto –las ganancias de la patronal- pasaron de llevarse el 37,7 % del total a quedarse con el 42,8 %. Un incremento del 5,1 %, casi lo mismo que perdieron los asalariados. Sobre un total de 14,35 billones que producidos por la economía argentina en los últimos tres meses de 2018, la remuneración al trabajo asalariado se llevó 6,77 billones. Si se hubiera mantenido el porcentaje del cuarto trimestre de 2017, ese número hubiera sido 7,54 billones. Por lo tanto, la transferencia de recursos de los asalariados a la patronal fue de 765.265 millones de pesos.

Por su parte, el porcentaje que fue a ingreso mixto bruto –los trabajadores autónomos- pasó del 11,7 % al 12,3 %.

El informe del Indec también muestra la caída en la cantidad de puestos de trabajo, que pasaron de 21.004.000 a 20.585.000, lo que implica una caída del 0,5 %. A este dato hay que sumarle una variable: cada año, se incorporan más personas al mercado de trabajo, por lo que esta baja significa que hay una menor cantidad de empleos para un universo mayor de trabajadores.