Ahí va el Capitán Cepo: crónica del debut del cepo macrista

Las restricciones cambiarias anunciadas por el Gobierno ayer domingo tuvieron su debut oficial hoy. Frenéticos cambios en la cotización del dólar, caída de reservas y suba de la tasa de interés. “En vez de que el Banco Central lleve a la crisis de la mano, la crisis lleva de la mano al Banco Central”, graficó la economista Gisela Veritier.

 lunes, 2-septiembre-2019

Guido Sandleris dio una conferencia de prensa en la que brindó detalles sobre las nuevas medidas, a las que calificó como "paraguas cambiario".


En el comienzo del día, el escenario era el esperado: un dólar que arrancó con presión alcista y mucha gente en los bancos. “Fue un día caótico”, repiten los empleados bancarios. El debut del cepo cambiario generó una incertidumbre que quedó demostrada en el frenético movimiento del dólar: llegó a venderse a 64 pesos en algunas entidades financieras, para luego caer hasta los 57 pesos según la cotización de cierre del Banco Nación y 58,41 en el promedio de bancos y entidades financieras.

Como era de esperarse, reapareció un viejo conocido: el dólar blue. La cotización informal de la divisa, que se testeará a fondo mañana ya que el mercado estadounidense hoy estuvo parado por feriado, llegó a 63,50.

En el medio, las reservas cayeron 1.000 millones de dólares. ¿La razón? El retiro de dólares por parte de los ahorristas, aún en una jornada donde hubo reportes de fallas en los sistemas de home banking y donde no se pudieron realizar operaciones de compra de dólares por esta vía, por la adecuación a la nueva normativa. El titular del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris, salió a transmitir tranquilidad sobre la liquidez del sistema financiero: “Tenemos todos los dólares”.

“El avión de la economía argentina se está viniendo a pique. El problema es que lo estaba haciendo con las ventanillas abiertas y por ahí se iban los dólares. Esta crisis era cantada”, indicó la economista Gisela Veritier, quien resaltó que desde las PASO hasta ahora las reservas bajaron unos 13 mil millones de dólares, aproximadamente el mismo monto de disponible real que queda hoy en las arcas del BCRA. Los economistas de todas las vertientes coinciden: la economía no podía seguir sin algún tipo de control cambiario. El cepo se volvió inevitable.

La tasa de interés, por su parte, terminó en 85,28 % y el riesgo país no se movió por el feriado en los Estados Unidos, lo que fue un alivio para el Gobierno. “En vez de tener un Banco Central que llevara de la mano a la crisis, tenemos una crisis que lleva de la mano al Banco Central”, graficó Veritier.

Antes del mediodía, Macri tuvo una reunión con su gabinete –más referentes de su alianza electoral, Pichetto incluido- en la que dio la orden de cambiar el tono de la campaña. Se moderarán los ataques al Frente de Todos, especialmente por parte de Carrió y Pichetto. La crisis económica impone otro tono y con la medida del cepo, si es que el macrismo no se rindió, la sensación es que al menos la toalla ya está en el aire.

El campo siempre tiene donde sentarse

Una de las medidas que impone el decreto del Gobierno es el plazo de 5 días hábiles para que los exportadores liquiden los dólares fruto de la venta al exterior de su producción. Sin embargo, para los grandes jugadores del agro, esto no es un problema. “El campo no tiene problemas en liquidar en 5 días. Lo que van a hacer es, como no tienen obligación en ese sentido, es directamente no vender”, apuntó Veritier. Ya se sabe: sea sobre una pila de dólares o sobre una silobolsa, el campo siempre tiene donde sentarse a esperar.