Ahora la persecución es editorial

El juez federal, Claudio Bonadio, comenzó una nueva cruzada contra Cristina Fernández de Kirchner. Ayer el magistrado envió un oficio la Editorial Sudamericana requiriendo copia del contrato establecido en torno al libro “Sinceramente”, escrito por la expresidenta, a fin de embargar todas las ganancias de la obra que encabeza los ránkings de ventas editoriales.

 martes, 30-abril-2019

"Sinceramente" ya no se encuentra en las librerias del país.


“Solicitarle que tenga bien remitir, en el término de cinco días, copia del contrato suscripto con la autora del libro ‘Sinceramente’”. De esta manera, Bonadío exige copia del contrato que establece las condiciones con las que se produce y vende el libro de la expresidenta. El magistrado advierte a Sudamericana que existe una inhibición general de bienes sobre la autora por lo cual ordena no realizarle pagos por los derechos correspondientes.

 Oficio enviado por el juez Bonadio

Tanto CFK como su abogado, Carlos Beraldi, previeron la reacción desde Comodoro Py y decidieron firmar un contrato en el que la expresidenta no recibe ningún dinero por adelantado –como suele suceder a veces en el mercado editorial- sino que cobrará un porcentaje de lo recaudado. Algunas versiones indicaban que, por contrato, el dinero iba a ser donado al Hospital de Niños de La Plata, pero Beraldi indicó que eso “no está confirmado”, por lo que se presume que no figura en el contrato.

Cristina tiene un antecedente en ese sentido: cuando le ganó un juicio al Corriere Della Sera por “difamación”, los 40 mil euros que percibió los donó a esa entidad de salud infantil platense.

¿Cuánto dinero generó el libro?

La primera tirada de “Sinceramente” fue un suceso editorial con 60 mil copias que se esfumaron sin siquiera haberse presentado oficialmente, hecho que sucederá el 9 de mayo en la Feria del Libro en La Rural de Buenos Aires. Además, comenzó la circulación de copias en PDF por redes sociales y Whatsapp y hasta se registraron casos de reventa.

El precio de tapa del libro es de $599 y, de haberse establecido como en la mayoría de los contratos editoriales un 10 % de regalías en concepto de derechos hacia el autor, Cristina habría percibido aproximadamente 3,6 millones de pesos con los libros impresos hasta ahora.