“Ahora nadie es macrista”

Fiel a su estilo cordial y profundo, Pepe Mujica dio cátedra acerca de la vida, la sociedad y la conciencia latinoamericana. También habló de política y de nuestro país.

 Martes, 10-septiembre-2019

José "Pepe" Mujica criticó al actual gobierno argentino


Un militante del pensamiento

“He gastado una parte de mi vida tras el intento de contribuir a dejar una sociedad mejor de aquella en la que nací”. Esa fue la primera respuesta del ex presidente uruguayo durante una entrevista que le realizaron desde El Destape Radio.

Históricamente vinculado a la política y preso durante más de 10 años bajo el régimen dictatorial, explicó que vivir en sociedad implica una especie de solidaridad intergeneracional, “desde aquellos seres que inventaron la rueda y el fuego hasta a aquellos que hoy investigan la biología molecular”. Agregó además, que durante esa escalera infinita que es la civilización, el conflicto aparece siempre “porque es inherente al ser humano”.

Así se llegó hasta la pregunta sobre un conflicto político que durante estos últimos años dividió a la Argentina: la grieta. Mujica explicó que hay una grieta mayor y más profunda que es natural y que está relacionada con la desigualdad entre las personas. “La democracia liberal dice que somos iguales ante la ley, ¿verdad? Pero todos sabemos que hay algunos que son mucho más iguales. Sobre todo, la igualdad en cuanto a oportunidades, en cuanto a arrancar más o menos en las mismas condiciones la vida”, subrayó.

“Hay una grieta más profunda que está relacionada con la desigualdad entre las personas”

José “Pepe” Mujica

En ese sentido, evaluó las políticas que llevó -y que llevaron- adelante los gobiernos latinoamericanos populares de los últimos años para mitigar esas desigualdades de origen. Autocrítico, indicó que hubo avances parciales a nivel regional como mejorar el ingreso y la distribución, pero que no se construyó ciudadanía. Según el ex presidente, un gran porcentaje de la población no entendieron las causas por las que se implementaron esas medidas, como tampoco pudieron hacerse cargo de defenderlas. Sumado a esto, se reprochó que los proyectos no hayan estados más unidos. “Hemos construido países, nos faltó construir una conciencia latinoamericana”, admitió.

El futuro de Argentina

En consonancia con las palabras pronunciadas en estos últimos días por el candidato a presidente Alberto Fernández respecto del campo, a quien definió como un “viejo conocido”, Mujica sugirió que el nuevo gobierno no tendría que pelearse – por lo menos de entrada- con el sector del agro encargado de la producción de granos. Si bien aceptó que nuestro país tiene una capacidad de recuperación fantástica, dijo que la Argentina tendría que elegir como futuro presidente a Mandrake porque “se precisa un mago” para semejante desafío.

Por otra parte, confesó que la situación en nuestro país afectó de manera directa a Uruguay y que, muchos uruguayos, defendían a capa y espada a Macri porque “como era rico, no iba a robar”. En ese sentido, indicó que pensar de esa manera es un disparate debido a que el problema no es ser rico, sino tener una visión unilateral que inevitablemente una condición de vida te da como expresión de la realidad. Igual, “ahora nadie es macrista”, bromeó.

Lawfare y antiderrotismo

Pepe Mujica, a diferencia de otros ex presidentes latinoamericanos, no sufrió un proceso de persecución mediática judicial tan fuerte como sí sucedió – y sucede – con Lula Da Silva, Rafael Correa y Cristina Fernández. Procesos conocidos como lawfare o guerras jurídicas. Respecto de esto, dijo que lo que intentan es “sustituir los viejos golpes de Estado por versiones más edulcoradas de lo mismo” y que “es lógico que lo hagan, no debería sorprendernos”.

En cuanto a las próximas elecciones políticas en América Latina, se ubicó del lado de los antiderrotistas más allá de que comprende que la lucha que se viene es dura y que sólo hay incertidumbre. “Es cierto que hay una versión de derecha en parte de los gobiernos, pero hemos estado mucho peor. Hemos estado tapados de dictaduras. Así que ni vamos a tocar el cielo con las manos ni derrotismo absoluto. Hay un camino que será y no será y depende de la actitud que asumamos”, finalizó el ex mandatario.