Ajuste aprobado

Cambiemos y parte del peronismo en el Senado aprobaron el Presupuesto del ajuste para 2019 por 45 votos a favor, 24 en contra y 1 abstención. Hubo 2 senadores ausentes. El Fondo Monetario Internacional tiene quien lo defienda.

 jueves, 15-noviembre-2018

El oficialismo logró más votos de lo esperado para aprobar el camino de ajuste para 2019.


Fueron más de 13 horas de debate en una sesión especial que culminó con un resultado que estaba casi anunciado: el oficialismo logró la aprobación en el Senado del plan de ajuste para el año que viene. El camino económico de nuestro país tendrá entonces un solo norte, que es el pago de los intereses de la deuda a costa de recortes en áreas tan sensibles como Educación o Salud, entre otros.

El peronismo votó dividido, una concesión que tuvo que ceder Miguel Pichetto para que su bloque no se desintegre. Los tucumanos Alperovich y Mirkin, el formoseño José Mayans y el santafesino Omar Perotti fueron algunos de los senadores peronistas que votaron en contra. También se opusieron los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo.

Pichetto criticó el proyecto y el plan económico del gobierno pero lo votó a favor: “Este es un Presupuesto de ajuste en el marco de una crisis. Pero la otra opción es votar en contra, y no votar el presupuesto es activar la ley de administración financiera y poner en marcha el presupuesto del 2018 ya devaluado”. Según el rionegrino, eso podría traer “un alto grado de discrecionalidad” en el manejo de los recursos. O sea: según Pichetto, hay que aprobar cualquier Presupuesto que proponga el oficialismo para que no manejen la caja por la libre.

En la otra vereda, Cristina graficó que “no es una ley de Presupuesto lo que estamos discutiendo sino una ley de déficit cero como la que impulsó la primera Alianza en 2001”. “No se sale de la recesión ajustando el gasto público, al contrario. Ese sacrifico no va a tener resultado y la recesión se va a profundizar, es necesario tomar políticas públicas activas”, advirtió la expresidenta.

Un Congreso vallado para contener la movilización

Si bien fue menos numerosa que la ocurrida en ocasión de la votación en Diputados, una movilización para protestar contra el Presupuesto llegó al borde de las vallas que cercaban el Congreso en un amplio perímetro. Organizaciones sociales, sindicatos y agrupaciones políticas le pusieron cuerpo y bandera al reclamo contra el ajuste.

Las fuerzas de seguridad sólo actuaron más allá de las vallas sobre el final, cuando ‘llamativamente’ tres encapuchados rompieron baldosas y empezaron a arrojarlas sobre los efectivos, activando la represión. Hubo al menos dos detenidos, aunque el accionar policial fue menos violento que hace un par de semanas.