Ajuste con cara de mujer

Más de 7 de cada diez personas pobres son mujeres, y el 70% de los ricos son varones. El Presupuesto 2019 no es compatible con la disminución de la brecha económica de género. En Buenos Aires, la ciudad con más PBI del país, a brecha de ingresos es del 23,3% en desmedro de las mujeres.

 martes, 6-noviembre-2018

Las mujeres están sobrerrepresentadas en los trabajos menos calificados.


La desigualdad de género aplica y mucho a lo económico. Los datos del INDEC hablan de una feminización de la probreza: 7 de cada 10 personas que integran los sectores más pobres son mujeres. Y al revés, el 70% de los más ricos son varones.

Un Presupuesto 2019 que prevé una caída del PBI del 0,5% en 2019 (para el FMI la baja podría ser hasta del 6,3%) y que contempla un recorte de 400 mil millones, indica que nada mejorará el año próximo. “Este presupuesto de ajuste es incompatible con achicar brechas de género”, advierte el sitio Economía Feminista..

Los números de la economía con perspectiva de género dicen lo siguiente: el 36% de las trabajadoras está precarizada, 1 de cada 5 jóvenes menores de 29 años está desempleada, y la brecha salarial de género es del 28%.

Un informe reciente de la economista Candelaria Botto, para Ambito Financiero, elaborado con datos oficiales, indica que “en nuestro país las mujeres realizan casi el 75% del trabajo doméstico no pago, que demanda una media de 6,4 horas al día”. Esto implica que ellas tienen menos tiempo para tareas pagas. El desempleo, que según el informe del INDEC del segundo trimestre de 2018 llegó al 9,6%, no afecta a todos por igual. En las mujeres la tasa es del 10,8%, mientras los varones mantienen un 8,7%. “La situación de mayor emergencia se da en las mujeres menores de 29 años, con 21,5%. A las mujeres les cuesta más conseguir trabajo, y el que consiguen suele ser de peor calidad. El 36% de las trabajadoras está en la informalidad, sin aportes ni obra social”, destacó Botto.

La realidad en la ciudad de mayor PBI

Un estudio reciente de la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires confirmó la desigualdad de género en ciudad más rica del país.

En la Ciudad de Buenos Aires, la brecha de ingresos es del 23,3% en desmedro de las mujeres. Si bien la diferencia se acorta en la categoría de asalariados, sigue siendo significativa (19,2%). Habitualmente se explica que las mujeres ganan menos que los varones porque destinan menos horas diarias a tareas remuneradas, pero el informe citado aclara: “Aun cuando la remuneración se normaliza por horas, las mujeres continúan enfrentándose a una fuerte desigualdad: las ocupadas registran una brecha de ingresos de -8,7% con respecto a sus pares varones y las asalariadas de -6%”.

⦁Las mujeres se encuentran sobre representadas en las ocupaciones no calificadas, fundamentalmente debido al aporte de las ocupadas en el Servicio doméstico, rama casi totalmente feminizada.

⦁En el otro extremo, las ocupadas con calificación profesional declaran ingresos laborales un 25,4% menores a los de los varones en la misma situación y en ese grupo están subrepresentadas, a pesar de que las mujeres tienen en promedio mayor nivel educativo que sus pares varones.