Al bono de cinco mil le faltan $70 mil

Con un salario promedio de $19.734 y una inflación anual del 47,5%, el bono debería ser de más de 75 mil pesos para que los trabajadores empaten con los precios. Eso no es todo: De los 16,4 millones de asalariados, apenas el 33% podría aspirar a cobrarlo.

 lunes, 12-noviembre-2018

Los trabajadores asalariados, uno de los perdedores del modelo económico.


El bono de $5.000 que algunos asalariados cobrarán (mitad en noviembre, mitad en enero) para “compensar” la pérdida de poder adquisitivo que produjo la inflación sólo cubrirá un 6,6% del ingreso caído. Si el salario promedio de todos los trabajadores estaba en octubre en $19.734, con una inflación anual del 47,5%, el bono debería ser de $75.187 para lograr un empate entre los salarios y los precios.

El cálculo corresponde a un estudio del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPPYP) que conduce el economista de la CTA, Claudio Lozano. Según el informe, si el cómputo se hace estrictamente entre los asalariados registrados del sector privado, los $5.000 prometidos alcanzarán para compensar el 8,7% de los $ 57.470 que perderán en 2018.

Esa es solamente una parte de la mala noticia. La otra es que el bono con que la CGT selló el acuerdo de no-paro con el Gobierno es para los asalariados del sector privado que estén en la formalidad, pero ni siquiera todos. No serán parte del magro “festín” los trabajadores de casas de familia (que son mayoría mujeres) y los peones rurales.

Además, quedan afuera los trabajadores que están “en negro” (el 35% del total de los asalariados), los del sector estatal y los jubilados y pensionados. Para el sector público nacional y provincial (de Córdoba) podría haber algún extra navideño, pero aún no hay precisiones. “De un total de 16,4 millones de asalariados, apenas el 33% podría aspirar a recibir el bono”, señala el informe. Demasiado poco, cuando hasta el FMI admite que lo que queda del año y el primer trimestre de 2019 serán recesivos e inflacionarios.

Eso no es todo: aunque hay que esperar el decreto que oficialice el pago, el Gobierno ya anunció que habrá más cuotas para las empresas que no puedan afrontar el bono. De hecho, la UIA ya dijo que cuatro de cada diez tendrán dificultades. Y Apyme adelantó que sus representados estan en emergencia.

Por otra parte, se trata de un pago no remunerativo que las empresas pueden tomar a cuenta de futuras paritarias. Es decir que los empleados gastarán en enero lo que logren de aumento en marzo o abril.