Alerta default

Un informe económico señala que a fin de año la deuda podría llegar a triplicar el nivel de las reservas, que con la nueva estrategia del Banco Central son el fondo al cual se echará mano para contener el dólar, lo cual pondría a la Argentina en serio riesgo de cesación de pagos.

 jueves, 2-mayo-2019

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, volvió a modificar la estrategia y ahora se volverán a usar las reservas para contener el dólar.


El Gobierno busca llegar a octubre como sea y para eso necesita ponerle todos los diques que pueda al tipo de cambio. La nueva estrategia del Banco Central pone nuevamente a las reservas en el centro de la escena como herramienta para contener la cotización. El Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala difundió un informe en el que advierte por la relación entre el monto de la deuda y las reservas argentinas y el riesgo que podría correr el pago de la deuda a fin de año.

Hace apenas algunos días, Guido Sandleris, presidente del BCRA, decidió dar un volantazo en su estrategia de torniquete monetario y fiscal y abandonó el esquema de franja de no intervención del dólar, por el cual sólo podía salir a vender 150 millones de dólares por día si la moneda verde pasaba los $ 51,45. Ahora, la venta de dólares se flexibilizó –con autorización del FMI, claro- y el informe del ITE indica que “la carga de la política de estabilización del dólar recaerá en mayor medida sobre el saldo de reservas internacionales”.

Teniendo esto en cuenta, el trabajo contiene datos de cuál era la relación entre deuda y reservas desde el comienzo de la gestión de Macri y una proyección hacia fin de año en el cual “la deuda externa pasa casi a triplicar el stock de reservas a fines de 2019”. En diciembre de 2016, la deuda equivalía a 2,3 veces las reservas internacionales, aumentó levemente a 2,4 veces en 2017 y 2018. Sin embargo, la proyección –con panorama optimista para el Gobierno- de cara a fin de año llevará esa relación a 2,9 veces.

Esta situación ponen al Gobierno y al FMI ante una disyuntiva: “Liberar una mayor liquidez en moneda extranjera para enfrentar las tensiones cambiarias en el corto plazo genera, en ausencia de una reprogramación de los pagos para el período 2020 – 2023, mayores dudas sobre la posibilidad de servir la deuda de la próxima administración”.

La mentira del equilibrio fiscal

Una de las muletillas dujovnianas es la celebración del sobrecumplimiento de la meta fiscal. El informe del ITE destaca que el resultado primario del primer semestre (0,1 % del PBI) “se logró con un sobreajuste en el gasto primario debido a la profunda caída que se observa en los ingresos tributarios”. Sin embargo, el estudio hace una aclaración: “El Gobierno parece enfocado únicamente en llegar al fin de su mandato con la meta fiscal primaria cumplida. Eso sí, sin mirar el ‘lado B’: los intereses de deuda que amplían cada vez más la diferencia entre el resultado primario y el financiero”.