“Algunas pocas familias pretenden dictar condiciones al Congreso para votar las leyes”

En la madrugada la Cámara de Diputados dio media sanción a la ley de Aporte solidario a las grandes fortunas, un proyecto que hasta último momento combatieron los gandes grupos de poder y mediáticos y que hicieron mella en bloques opositores dentro del recinto.

 Miércoles, 18-noviembre-2020

Según el diputado nacional Marcelo Casaretto, durante la votación de la ley de aporte solidario, muchos bloques defendieron los intereses de 9.200 familias antes que los de jubilados y trabajadores.


El debate de la ley sobre el Aporte Extraordinario de las Grandes Fortunas en la Cámara de Diputados dejó anoche episodios desordenados, con cruces violentos, provocaciones, polémica y aliados al oficialismo que superaron en número a la mayoría que se necesitaba para aprobarlo.

La votación terminó con 133 votos positivos, 115 negativos y dos abstenciones, y ahora deberá buscar la sanción del Senado para poder promulgarse. Para Marcelo Casaretto, diputado por el Frente de Todos, la ley era necesaria principalmente porque aquellos que tienen grandes fortunas no son muy propensos a la solidaridad de manera voluntaria. “Aquellos que tienen grandes fortunas no son muy solidarios así que no son muy voluntariosos para pagar impuestos o aportes de estas características. Además tienen una alta influencia, en las entidades representativas, en los grandes medios de comunicación y después contratarán a estudios de abogados con grandes influencias sobre el poder judicial para tratar de resistirse hasta último momento y no pagar nada ante esta circunstancia de la pandemia. Lo que llama la atención es que núcleos de bloques importantes representen a 9.200 familias que tienen más de 200 millones y tienen que pagar este aporte por única vez”, dijo, en una entrevista con Nada del Otro Mundo.

Casaretto agregó y aclaró que el aporte no ser realizará sobre patrimonios afectados a la producción sino únicamente en los personales, por lo que la amenaza de que se traslade a precios es “un exabrupto”. “Resulta ser que algunas pocas familias pretenden dictar las condiciones mediante las cuales el Congreso de la Nación va a dictar las leyes. Nosotros no aceptamos condicionamientos de los grandes grupos empresarios ni de organismos internacionales. Votamos con soberanía”, dijo.

“Cuando se organizó la jornada Unidos por Argentina para reunir fondos, se recaudaron 80 millones de pesos. Acá estamos pensando recaudar 300 mil millones de pesos, tendríamos que hacer jornadas solidarias todos los días por varias semanas y meses. Eso muestr que los dueños del poder económico de la Argentina no tienen ese concepto de solidaridad de aportar para sostener a las familias y los empleos. Si no lo hacemos con una ley de carácter obligatorio, ellos no aportarían nunca”, definió.