Alto voltaje: el desastre energético de Macri

Un informe hace un repaso por los distintos aspectos de la política energética del gobierno anterior: cayó la producción de petróleo, el consumo y las conexiones de gas, no se hizo ni un kilómetro de líneas de alta tensión. Mientras, las familias argentinas pasaron de gastar 1,7 % de sus ingresos en electricidad y gas a gastar el 5,2 %.

 martes, 31-diciembre-2019

Macri publicitó su gestión energética como una revolución, pero terminó siendo un desastre.


Un informe de los equipos técnicos del Partido Justicialista realizado durante la campaña electoral –y que trascendió recién ahora- hace un repaso detallado por cada uno de los aspectos de la política energética del gobierno de Mauricio Macri. El documento destaca la falta de construcción de tendido eléctrico, el bajo porcentaje ejecutado sobre los proyectos de energías renovables (muy publicitados por el macrismo), la baja en el consumo de gas y la caída de las conexiones, la baja en la producción de petróleo y que las tarifas de energiá eléctrica aumentaron en porcentaje diez veces más que el promedio de los salarios.

Electricidad

En materia de electricidad, la gestión estuvo marcada por el corte total que hubo en todo el país, un evento que no había sucedido en toda la historia de la Argentina. El informe señala que “no se tendió ni un solo kilómetro de nuevas líneas de alta tensión, e incluso se detuvieron los proyectos que estaban en marcha”, mientras que el ritmo de construcción de redes troncales bajó a un tercio.

“Las nuevas capacidades de generación eléctrica se pagaron al triple de los precios internacionales. Una parte considerable de esa potencial mayor generación se está pagando sin ser usada, es decir, se paga muy caro por instalaciones que no se usan”, indica el texto. A pesar de aumentos de energía y transporte de 2.150 % y 3.900 %, el sistema requiere todavía de un subsidio de 4.500 millones de dólares anuales. CAMMESA, que regula el mercado mayorista, tiene una deuda de 30.500 millones de pesos con las distribuidoras, muchas de ellas propiedad de los amigos del expresidente.

Falta de obras

“En un escenario de recuperación productiva y del consumo es muy posible que la capacidad de transporte sea insuficiente”, anticipa el informe de los técnicos del PJ. Según reporta CAMMESA en su informe anual de 2017 (último disponible), durante los dos primeros años de gestión de Cambiemos la expansión de la red de alta tensión (AT) quedó paralizada. En redes de alta tensión, se pasó de 1.463 kilómetro en el trienio 2010-2012 a 430 en 2013-2015 y luego a 0 en 2016-2018.

Energías renovables

Uno de los puntos con los que el macrismo hizo más propaganda, aun cuando lo convirtió en un ámbito de negocios para los amigos. De las licitaciones del programa RenovAr para instalación de energías renovables, apenas se pusieron en marcha el 23,6 %. El resto está paralizado o directamente abandonado. “Se generaron compromisos de pago por más de 10.500 millones de dólares, un endeudamiento extranjero oculto adicional al ya tomado por Hacienda. Esta deuda deberá pagarse se genere o no energía”, señala el informe. Los planes del macrismo en energías renovables fomentaron la creación de puestos de trabajo, pero en el exterior: por cada puesto de trabajo creado en nuestro país, el esquema de inversiones de Cambiemos creó tres puestos afuera del país.

Producción de gas y petróleo

La producción de petróleo es 4 % inferior a la producción de 2015. “A pesar de anunciar a los cuatro vientos el potencial petrolero del país, durante la gestión Cambiemos la producción de petróleo cayó sostenidamente. En ningún momento, sin embargo, se recuperaron los valores de 2015”, apunta el texto. El nivel productivo estaba en proceso de recuperación tras la reestatización de YPF.

En Vaca Muerta, uno de los supuestos puntales de la gestión energética del gobierno anterior, el 2019 cierra –al momento de reailzación del informe- con 5 mil empleados suspendidos en Vaca Muerta, 2 mil en la Cuenca del Golfo San Jorge y 600 telegramas de despidos en los últimos meses. Además, la cantidad de pozos perforados cayó casi 25 % respecto a 2015.

Transporte y distribución de gas

El gobierno de Macri otorgó compensaciones para la generación de inversiones en gas convencional, pero estas fueron generadas a precios superiores a los precios internacionales. “Mediante la Resolución 46/17 se aprobó un precio de 7,5 dólares por millón de BTU, valor que duplicaba el precio promedio del gas de ese año y del siguiente en base a precios de mercado de futuros. Sólo en lo que va de 2019, una sola empresa recibió más de 7.500 millones de pesos por ese beneficio”, detallaron los técnicos.

Durante el macrismo, cayeron tanto el consumo como las conexiones de gas. En el período 2012-2015 se había instalado red de gas para 690 mil domicilios. En 2015-2019, ese valor fue de solo 390 mil. Es decir, cayó el 43 % el ritmo de instalación de gas a domicilios. El consumo de gas domiciliario –es decir, el de las familias- cayó 7,1 % desde 2015. El consumo total de gas cayó 6,1 %.

Tarifazo

En la gestión de Cambiemos, los precios de la energía eléctrica aumentaron 2.176 %, en tanto el salario aumentó solo 220 %. En 2015, las familias gastaban 1,7 % de su ingreso en electricidad y gas. En 2019 ese porcentaje subió a 5,2 %. En familias de bajos ingresos, ese porcentaje se eleva a más del 10 %. Al mismo tiempo, la eliminación de la Tarifa Social en electricidad provocó aumentos mayores en aquellos que tienen menor capacidad de pago.