Amasando el recorte

El Ejecutivo nacional convocó a los gobernadores a una reunión el martes, tras la queja de mandatarios opositores. Hoy, los ministros de Hacienda provinciales van a la Rosada con Frigerio. El gobierno quiere empezar la semana que viene con todo encaminado para el ajuste 2019.

 jueves, 6-septiembre-2018

Esta escena se repetirá el martes. Los gobernadores están en la disyuntiva entre aprobar el presupuesto de ajuste del FMI o que el gobierno los señale como desestabilizadores.


El gobierno nacional busca obtener aunque sea una buena carta para mostrar entre tanta seguidilla de malas y malísimas noticias que cosechó en el último tiempo. Por eso, el presidente oyó el reclamo de los gobernadores opositores –que le espetaron que “el FMI se entera de las políticas antes que nosotros”- y los convocó a una reunión para el martes en Casa Rosada. Es una de las dos oportunidades que le quedan al gobierno para anunciar hechos que permitan mostrar solidez.

Sin embargo, el macrismo no quiere sorpresas ni más traspiés, por lo que intentará llegar al encuentro del martes con un consenso lo más avanzado posible. Por eso, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, recibirá a los ministros de Hacienda de todas las provincias hoy al mediodía, también en Casa Rosada. Mientras tanto, el FMI estará mirando de reojo, ya que un consenso sobre la ley presupuestaria significaría una buena credencial –según los intereses del gobierno- para que Dujovne presente ante Christine Lagarde.

Macri y los suyos imaginan un ideal con un proyecto aprobado a pura velocidad, con luz verde en Diputados a fines de octubre y en el Senado a mediados de noviembre.

Sin embargo, todavía queda un largo trecho porque el ajuste a repartir es muy grande. El Ejecutivo ya anunció que el Fondo Sojero no tiene vuelta atrás –es un reclamo de las provincias- y los mandatarios provinciales quieren saber de qué manera impactará en cada distrito el ajuste diseñado por Dujovne, con el que intentará seducir al FMI.

Las provincias reclaman que la recaudación suba: una opción es diferir la baja de Ingresos Brutos y otra es aumentar Bienes Personales. Pichetto quiere endurecer el impuesto para activos en el exterior. Además, se baraja la posibilidad de generalizar el pago de Ganancias en el ámbito de la Justicia, aunque parece difícil que el gobierno le plantee batalla a su brazo judicial, que ha salido en su defensa en los momentos más duros de la gestión.

Así, la negociación está abierta. Hoy será un día clave para saber si la negociación se encamina o no y para el martes Macri sueña con que Lagarde y aquello que llaman ‘los mercados’ se queden observando una foto suya con todos los gobernadores. Los mandatarios provinciales, por su parte, tendrán que medir con precisión la distancia: ni muy cerca, para no quedar como cómplices del ajuste –aunque aprobar el presupuesto del FMI ya los convertiría en eso- y dejar sola a Cristina con el campo opositor a su merced, ni tan lejos como para ser acusados de quebrar la gobernabilidad.