Anuncian una avalancha de amparos por los créditos UVA

Hay más de 100 mil familias de todo el país afectadas por los aumentos de las cuotas de las hipotecas, que en algunos casos ya superan en un 50% el ingreso por los salarios.

 martes, 7-mayo-2019

El colectivo de Autoconvocados Hipotecados UVA presentó un proyecto de ley de emergencia para suspender las ejecuciones y modificar el índice de ajuste de las cuotas.


La burbuja de los créditos UVA está a punto de estallar. La inflación convirtió el programa en una trampa financiera y hay más de 110 mil familias que podrían perder sus casas si se atrasan tres meses en los pagos de las cuotas.

El grupo de Autoconvocados Créditos UVA, en el que participan más de siete mil personas de todo el país, presentó un proyecto de ley de emergencia que el pasado 9 de abril obtuvo dictamen favorable en primera instancia en la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados, pero que continúa sin resolver las urgencias de familias que ya no pueden seguir pagando las cuotas.

El proyecto de ley apunta a dos frentes centrales: la suspensión de las ejecuciones por un año y el cambio del índice de ajuste de las cuotas para que sea por la variación salarial en vez del IPC (Índice de Precios al Consumidor), que rige actualmente.

“Los diputados y referentes del PRO con los que nos reunimos ayer terminaron dándonos la razón y reconocieron que este programa hipotecario era un fracaso, pero como están en plena campaña electoral no les conviene hacer ninguna maniobra que ponga en evidencia que este sistema es inviable y que fracasó”, explica Julia Irazoqui, abogada y una de las cordobesas del colectivo de hipotecados.

Entre las decisiones que tomó el grupo, la primera y más urgente es la de presentar los primeros recursos de amparo ante la justicia para los casos de familias que ya no pueden afrontar los pagos y están en riesgo de perder sus viviendas. “Vamos a meter algunos amparos individuales en la justicia para que un juez se expida y pare los aumentos estrepitosos de cuotas que la gente no está pudiendo pagar”, dice y señala el caso de una mujer a quien las cuotas del crédito UVA ya le cuestan un sueldo y medio cada mes.

“Yo saque el crédito a 14 años de $1.900.000 en abril de 2018. La primera cuota fue de $14 mil y hoy es de $28 mil. Pero hay casos mucho más desesperantes, como el de Mariana que tiene una cuota que superó el 50 por ciento de sus ingresos, o Noelia que compró una casa que no puede habitar y sigue alquilando, Nora que refaccionó su casa sacando el crédito y no pudo terminar la obra y así seguimos con muchos más”, cuenta.

Seguir pagando o quedar en la calle

Irazoqui agrega que lo que se aconseja a las familias es que no dejen de pagar, porque a los tres meses de mora comienza a aplicarse el protocolo de ejecución, por ahora suspendido hasta después de las elecciones, pero que comenzará a hacerse efectivo después de octubre. “Estas ejecuciones hipotecarias se rigen por una ley 24441 que le permite al banco desalojar primero y después rematarte la casa. Si no pagas te rematan la casa, y si no alcanza la plata del remate de tu casa, irán en contra de los bienes del co deudor”, explica la abogada.

La trampa de la letra chica suma además una multa por pago adelantado. En caso de querer saldar la deuda y precancelar el crédito, los bancos cobran un 3% más de comisión por precancelación. “Nuestro sistema hipotecario tenia leyes que prohibían la indexación del capital, los contratos indexatorios que se actualizan por un coeficiente que puede ser el CER el IPC o el dólar, estaban prohibidos en Argentina, pero Macri sacó un DNU en 2016, en el que excluye de la prohibición a los Créditos Hipotercarios UVA y este tipo de negocio solo lo puede hacer el sistema financiero”.

La tormenta que viene

Irazoqui agrega que con el Club de Derecho, fundación de defensa del consumidor, se están armando los amparos para los casos que no pueden esperar a que se resuelva la emergencia con una una decisión política. “Lamentablemente van a empezar los amparos individuales como en la época del corralito. Son 110.000 créditos UVA en el sector hipotecario, más los que se van a venir con los autos, con los préstamos personales y toda la gente estafada por este plan. Vamos a volver a tapar de amparos el sector judicial por una negligencia, imprudencia, impericia del sector político que no se sienta a negociar un plan de emergencia. Una locura”.