Argentina y el G7 del riesgo cambiario

Según un estudio del holding japonés Nomura, Argentina se encuentra entre los siete países con riesgo de sufrir una crisis cambiaria (peor que la actual). El análisis incluye variables como el nivel de reservas, deuda externa, evolución de la tasa de interés y cobertura de importaciones. Tras tres jornadas de leves bajas, el dólar hoy abrió en alza.

 lunes, 10-septiembre-2018

Las pizarras argentinas reflejan una imagen preocupante. El mundo toma nota.


La situación económica argentina golpea los bolsillos del pueblo y en los distintos sectores crece el descontento, tal como lo reflejan distintas encuestas difundidas en las últimas semanas. Pero desde el extranjero, la visión sobre el actual escenario argentino también causa preocupación. El holding japonés Nomura hizo un análisis tras el cual concluyó que Argentina, junto con Sri Lanka, Sudáfrica, Pakistán, Egipto, Turquía y Ucrania, son los siete países con mayor riesgo de una crisis cambiaria.

Cinco de esos países, destaca el diario Perfil, ya están sumidos en una crisis en relación al tipo de cambio o están enfrascados en un programa del Fondo Monetario Internacional. Las excepciones son Sudáfrica y Pakistán.

En nuestro país, la devaluación duplicó en los últimos meses el valor del dólar, con fuertes corridas en mayo y agosto. Y, aunque en las últimas tres jornadas el dólar parece haber logrado estabilidad –incluso con leves bajas-, las últimas medidas económicas podrían traer nuevas subidas del tipo de cambio. Hoy ya parece haberse acabado la tendencia a la baja y la moneda estadounidense recuperó un movimiento alcista.

Nomura basó su estudio en un modelo de alerta temprana llamado “Damocles, utilizado para la identificación de posibles crisis cambiarias en economías emergentes. Los factores principales que pone en la balanza son: el nivel de reservas disponibles en divisas extranjeras, que el Banco Central utilizó para contener el dólar, con ventas millonarias todos los días; los niveles de deuda, que se han multiplicado bajo la gestión Macri; las tasas de interés, teniendo en cuenta que la Argentina es la más alta del mundo; y la cobertura de importaciones, una variable donde Argentina abrió sus puertas de par en par bajo la excusa de “volver al mundo”.

El grupo japonés muestra las credenciales de este sistema de análisis y asegura que pronosticó dos tercios de las crisis cambiarias desde 1996 a esta parte, aunque aclararon que “sería absurdo hacer afirmaciones exageradas”. Al revés que nuestro país, el vecino Brasil está en el grupo de los mercados emergentes con menor riesgo cambiario, junto con Bulgaria, Indonesia, Kazajstán, Perú, Filipinas, Rusia y Tailandia.