Despejado

24°

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

Argentina y los cuatro magníficos de la recesión

Venezuela, Guinea Ecuatorial, Nicaragua y Argentina tienen el récord mundial de caída de la actividad en 2018. Según el organismo, en el caso de la Argentina la retracción fue del 2,8%. Para 2019 prevé que continúe la recesión.

 Jueves, 10-enero-2019

El BM elaboró un informe donde prevé más despidos y reducción de la actividad en 2019.


Argentina está en el top cuatro de la recesión mundial, sólo precedida por Venezuela, Guinea Ecuatorial y Nicargua. No lo dijo la oposición dura al gobiero, lo afirmó el Banco Mundial en un informe conocido hace horas. Es el cuarto lugar sobre 153 economías relevadas. Angola, Irán, y Eswatini también padecieron recesión este año, pero menores que la Argentina.

El Banco Mundial estimó que la economía argentina cayó 2,8% en 2018. Al igual que Cambiemos, el organismo internacional se equivocó, y feo, a comienzos del año pasado: había proyectado un crecimiento del 3% para Argentina.

Pasaron cosas, diría Mauricio Macri.

Según el Indec, en octubre 2018 la baja de la actividad económica fue del 4% con respecto a igual mes de 2017. El dato anual aun no se conoce. La consultora de Orlando Ferreres señaló que la actividad económica cayó el 6,5% interanual en noviembre, que sería la peor baja del año. El 24 de enero se conocerá el dato Indec oficial.

Para el BM, en 2019 la recesión argentina será del 1,7%. El propio Cambiemos abrió el paraguas respecto al año que recién inicia. Sus funcionarios ya admitieron que al menos hasta el segundo trimestre (no aclararon si al comienzo o al final) la crisis seguirá pegando, y debajo de la cintura.

“Argentina continuará contrayéndose en 2019 a medida que la profunda consolidación fiscal resulte en una pérdida de empleo y la reducción del consumo y la inversión”, sostuvo el paper del BM. El organismo mencionó las altas tasas de interés bancario y su “impacto negativo” en las actividad y en el empresas.

“La crisis cambiaria y el profundo endurecimiento monetario y fiscal, junto con el efecto de una severa sequía resultaron en una contracción de la actividad”, explicó el organismo de crédito y señaló lo que ya sabemos: “la devaluación contribuyó a un aumento en la inflación”.