Arriba las palmas, esto es un asalto

El club Las Palmas recibió tres boletas de gas en un lapso de 45 días que sumaban 210 mil pesos. Entre el brutal tarifazo, un error de lectura y la falta de respuestas de las empresas, está en riesgo de cierre una parte del tradicional club de camino a La Calera.

 martes, 9-octubre-2018

El tarifazo golpea duro en los clubes, como en este caso a Las Palmas.


Con las dos facturas anteriores, de 44 y 49 mil pesos, ya habían quedado muy golpeados. Pero la sorpresa se apoderó de todos en el club Las Palmas cuando recibieron la tercera de las boletas del horror, que indicaba que el monto a pagar por el gas era de ¡casi 120 mil pesos! Entre las tres, sumaban la impagable suma de 210 mil pesos. Las facturas llegaron como ganchos al mentón en un lapso de sólo 45 días.

“Veníamos pagando entre 10 y 14 mil pesos de gas mensual. De rompe y raja aparecieron estas facturas”, cuenta Hugo Chiatti, presidente del club azul. Hicieron el primer reclamo –con la consecuente demora, ya que en tiempos de tarifazo, cuentan, hay colas infinitas- y les prometieron una solución que todavía no llegó. “Le sacamos fotos al medidor y no coincidía ni cerca con lo que ellos decían que habíamos consumido. Nos intimaron y tuvimos que volver a reclamar”, relata Chiatti.

En el medio, llegaron otras dos boletas, de alrededor de 17 mil pesos cada una. “Las pagué y volvió a llegar una intimación. Vamos por el tercer reclamo y nos dicen que no hay resolución”, detalla el dirigente. Al igual que a muchos usuarios, al club Las Palmas también le llegó una factura con consumo ‘estimativo’. “Epec hizo lo mismo, pero te lo reconocían en la factura siguiente. Estos no, nos siguen pidiendo barbaridades y nos tienen enganchados con más de 200 mil pesos”, sostuvo Chiatti.

La situación es preocupante porque del servicio de gas depende la pileta climatizada del club. Allí se practica natación pero además se hacen otras actividades, como aquagym, terapias acuáticas para personas con problemas corporales que van con prescripción médica, actividades acuáticas para personas discapacitadas (algunas van sin cargo por un programa municipal y otras también asisten gratuitamente, sostenidas por el club), etc. “Si me llega otra boleta de 100 mil pesos tengo que cerrar la pileta”, dice Chiatti mientras mastica bronca, y señala: “No sé qué va a pasar ahora con esta cuota que quieren que le paguemos todos los consumidores a las empresas en 24 cuotas Cargan todo sobre los usuarios”.

Consultado sobre si la empresa Ecogas les brinda alguna ayuda por ser una entidad civil que realiza una acción importante en lo social, Chiatti no duda: “Estas son empresas privadas que no contemplan nada. Sólo cobran”.