Paula Quinteros

Periodista

columnista alreves.net.ar

Aturdidos y abrumados

A un año de la pandemia, hay mucho agotamiento, estrés y depresión en la población.

Por Paula Quinteros

Nadie dijo que iba a ser fácil. A un año de la pandemia, cuidar la vida pasó a ser el principal desafío para la mayoría de los seres humanos. Sin embargo, el permanente peligro, las pérdidas afectivas y la transformación de la “normalidad” impactan de manera directa sobre el estado anímico y la salud mental de las personas.

De acuerdo a un informe de The New York Times – que recopila distintas encuestas a trabajadores – aumentó el cansancio, el estrés y la depresión. Mientras el año pasado un 27% de los empleados declararon sentirse “agotados”, ahora el número alcanza al 34% del personal. A su vez, el 22% manifestó tener síntomas de depresión durante los últimos meses, cuando en abril del 2020 la cifra rondaba el 17% .

El mundo en forma de nebulosa, la pérdida de la capacidad de sentir placer en las actividades y la distorsión del tiempo son otras de las afectaciones que surgen en medio del laberinto de emociones negativas en el que nos encerró la pandemia. “Cuando las personas están sometidas a un largo periodo de estrés crónico e imprevisible, desarrollan anhedonia conductual: se vuelven letárgicos, tienen falta de interés y eso influye muchísimo en la productividad”, explica Margaret Wehrenberg, autora del libro Pandemic Anxiety: Fear, Stress, and Loss in Traumatic Times.

La incertidumbre, la monotonía y la ansiedad también han modificado la forma de concebir el tiempo que, por momentos, aparece como una “experiencia larga y agotadora” que podría durar “para siempre” y ser “atemporal”. “Se ha entorpecido nuestra capacidad para formar recuerdos significativos”, señala Natasha Rajah, profesora de Psiquiatría de la Universidad McGill. Además, el estrés prolongado repercute en la poca resiliencia del cuerpo. “Interrumpe los ciclos del sueño y las rutinas de ejercicio físico”, concluye Mike Yassa, profesor de neurociencia y director de la Iniciativa Cerebral UCI en la Universidad de California.