Au revoir a la Christine amarilla

Christine Lagarde anunció que renuncia temporalmente al FMI tras ser seleccionada para conducir el Banco Central Europeo. La francesa, que desde el Fondo garantizó los fondos para sostener al Gobierno, deja un lugar vacío que ocuparía por ahora David Lipton, hombre de Trump y subdirector del FMI.

 martes, 2-julio-2019

Christine Lagarde, la francesa que 'enamoró' a Mauricio Macri e impuso condiciones sobre la economía argentina.


Una historia de desamor. Hace menos de un año, Mauricio Macri le pedía a todo el pueblo argentino que se enamorase de Christine Lagarde. Hoy, la francesa abandona a sus ‘enamorados’, al menos temporalmente: deja su cargo en el organismo de crédito internacional dado que fue nominada para liderar el Banco Central Europeo. El 1° de noviembre dejará el cargo que ocupa desde el año 2011.

“Me siento honrada de haber sido nominado para la Presidencia del Banco Central Europeo (BCE). En vista de esto, y en consulta con el Comité de Ética del Directorio Ejecutivo del FMI, he decidido renunciar temporalmente a mis responsabilidades como Directora Gerente del FMI durante el período de nominación”, tuiteó Lagarde.

El cambio de nombres no parece, a priori, determinar un gran cambio en la política del FMI en relación al acuerdo con nuestro país, que le permitió a Macri arrear la economía hasta ahora y seguramente le garantizará los fondos para llegar hasta el final de su mandato. El nombre que parece emerger, por sucesión de puestos, es el del subdirector gerente del FMI, David Lipton, hombre de Trump en el organismo. Sin embargo, todavía no se dio a conocer quién se hará cargo de la conducción del Fondo.

En sus últimas declaraciones públicas sobre nuestro país, a fines de abril, Lipton manifestó su apoyo a las políticas económicas del gobierno argentino ante las volatilidades cambiarias. El peso de Estados Unidos en el Directorio Ejecutivo del FMI es sustancial, y la relación de Trump con Macri puede mantener las garantías que tuvo el gobierno de Cambiemos para mantener la economía, a fuerza de deuda, en pie.

Lagarde es la garante de Macri y la encargada de direccionar la política económica de nuestro país. Deja su cargo habiendo otorgado a la Argentina macrista el mayor préstamo de la historia del FMI, con muchas dudas sobre la capacidad de repago para los próximos años (muchos economistas hablan de un virtual escenario de default).

Esta noticia llega casualmente unos días después del anuncio del preacuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. Ahora, Lagarde conducirá uno de los organismos más importantes del bloque del viejo continente.