Automotrices chocadas

Casi todas las terminales están con planes de suspensiones de operarios. Smata nacional dijo que hubo 3.000 despidos y 3.500 suspensiones. Las empresas terminaron 2018 utilizando el 46,6% de su capacidad instalada, un piso histórico. La producción de unidades está 16,5% por debajo de 2015.

 viernes, 8-marzo-2019

Automotrices, muy golpeadas por la caída de ventas de 0km del año pasado.


Peugeot suspendió a mil operarios, Fiat a 1.500. Renault también. Y Volkswagen. Y General Motors. Todas las terminales automotrices tienen programas de suspensión por falta de actividad, producto de la caída de las ventas. Y entre las empresas de carrocerías, hace días cerró Metalpar, dejando a 600 trabajadores directos en la calle y unos 1000 indirectos temblando. Smata nacional calculó que son 3.500 las cesantías en el sector y unos 3.000 los trabajadores suspendidos, que cobran sólo una parte del sueldo. Ricardo Pignanelli, titular del gremio, dijo que hay una fuerte demanda de psiquiatría y de psicología en la obra social del gremio, como consecuencia de depresiones y angustias de trabajadores en riesgo.

La automotriz es una industria de fuerte efecto multiplicador en la economía, pero hoy está utilizando el 46,6% de su capacidad instalada. El peor momento fue último trimestre del 2018, con una caída de casi 10 puntos porcentuales en comparación con los años anteriores.
Según el último informe del CEPA, la industria atraviesa su peor momento en años.

Cuando se analiza la producción, se puede señalar que el año 2016 marcó el descenso del 13% en comparación con 2015. Desde la asunción de Cambiemos, la producción de vehículos se mantuvo estable en 2017 y volvió a caer en el año 2018. “Este último registro ubica a la producción de vehículos un 16,5% por debajo que los niveles de 2015”, advirtio el CEPA.

En cuanto a las ventas a las concesionaria, el año 2018 mostró una caída del 22,9% de las ventas y del 11% de los patentamientos en comparación con el 2017.

Un dato muy preocupante es el “fuerte y constante reemplazo de producción local por importada”. Hay una caída de la producción local del 3% en 2016, del -8% en 2017, y del 23,6% en 2018. “El registro es preocupante: en 2018 se vendieron 46,8% autos nacionales menos que en 2015”, remarcó el informe.

Todo esto no es gratuito para el trabajador del sector automotriz. Entre el segundo trimestre de 2015 y 2018 la pérdida de puestos laborales ascendió a 3.920, es decir una reducción del 4,8% en la plantilla de personal. “Al analizar las ramas, el sector más perjudicado con una merma de 2.083 puestos de trabajo es fabricación de partes, piezas y accesorios, este último, constituido en una amplia mayoría por empresas PyMEs.