suscripcion alreves.net.ar

Bagley para la máquina

Desde hoy, la planta del noreste cordobés que posee la firma propiedad de Arcor, pondrá una pausa en su producción por contar con más stock del que puede colocar. La planta de empleados quedará en suspenso por dos semanas, como una alternativa para reducir costos.

 Lunes, 20-enero-2020

La empresa de alimentos le pondrá una pausa de dos semanas a su producción y suspendió a todo su personal.


Desde hoy y durante dos semanas, la planta completa de trabajadores de la sede de Bagley en el noreste cordobés quedó suspendida y con reducción de haberes, como consecuencia de una situación de exceso de stock.

“Decimos que las empresas siempre trasladan el ajuste a los trabajadores”, dice Héctor Morcillo, secretario general del Sindicato de la Alimentación. “Hemos discutido el tema con los trabajadores, se realizaron asambleas y por mandato de los trabajadores se llegó al acuerdo que firmamos con la empresa el viernes pasado, donde quedó establecido que los trabajadores suspendidos, que son casi la totalidad, van a cobrar el 75% del salario bruto, esto significa que cobran entre el 92 y 93% del salario habitual que venían cobrando al mes de enero”, explica.

“Hemos cumplido con el mandato, es el acuerdo que se logró y esperamos que las medidas del gobierno nacional ayuden a la reactivación del consumo interno y vuelva la planta a su funcionamiento normalEsta situación deriva de las políticas dle gobierno anterior, que destruyeron el consumo interno y repercute fuertemente en nuestro sector. esperamos que la situación sea por estas dos semanas.

Según la explicación de Bagley, esta caída en la demanda obligó a la empresa, propiedad de Arcor, a echar mano de una de las alternativas que poseen las fábricas para hacer frente a las bajas en el consumo, con lo que unos 370 empleados deberán volver a sus casas a esperar el tiempo establecido de suspensión de actividades previsto por el directorio.

La planta, que se encarga de la fabricación de las marcas Maná, Mellizas, Rumba y Amor, ya había adelantado las vacaciones a todo su personal el año pasado, en un primer intento por sostener su funcionamiento en un escenario de recesión.

Según el Sindicato de la Alimentación, el acuerdo con la patronal consiguió que se les pague el 75% de los montos no remunerativos de los salarios de los trabajadores, como estrategia para que no impacte en el total que reciben “de bolsillo”.