Básica, básica

Aunque el gobierno hable de una inflación “controlada”, la canasta básica ya equivale al 80% del salario mínimo y al 100% de la mayoría de los jubilados. Los datos surgen del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda.

 martes, 2-julio-2019


La caída del salario real, es decir, la capacidad de compra que tiene un sueldo se traduce en la imposibilidad de acceder a una canasta de bienes y servicios que garantice una vida digna. Según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, la canasta básica ya equivale a casi el 80% el salario mínimo y del 100% para los ingresos de una jubilación media.

Para el trabajo de la UNDAV, una jubilación media deberá destinar el 94,3% de su ingreso para obtener la canasta básica, y un salario mínimo el 78,5%, lo que supuso un aumento del 14,7% y 14,3% respectivamente.

En base a datos del Índice de Precios al Consumidor del INDEC, los aumentos que sufrieron los alimentos –y sobre todo los de consumo popular-, fueron determinantes: la harina subió un 98,6%; los fideos el 93%; pollo 92,2%; leche 85,5%; arroz blanco 79,7%; y aceite de girasol un 70,7%.

Así, el Observatorio señala que “en relación al índice de salarios, se registra una caída de poder de compra de alimentos y bebidas en el orden del 17,8%”. Y dentro del universo de trabajadores, la pérdida de poder de compra de la canasta básica alimentaria de los que están en negro “alcanza el 21%”.