“Beirut está sumergido en una gran calamidad”

Una explosión devastadora en el puerto de Beirut dejó un centenar de muertos y más de 4.000 heridos en la capital del líbano, mientras equipos de buceo siguen buscando cuerpos en el mar y entre los escombros de edificios. La magnitud del desastre se compara solo con Hiroshima y Nagasaki.

 miércoles, 5-agosto-2020

La explosión de un depósito en el puerto de Beirut dejó 104 muertes y más de 4.000 heridos registrados hasta el momento.


La explosión de un depósito en el puerto de Beirut, en una de las zonas más pobladas de la costa del Líbano, dejó el martes más de un centenar de muertos, mientras los equipos de rescate siguen buscando víctimas entre lso escombros y también en el mar. “El país está sumergido en esta gran calamidad”, dice Wafi Ibrahim, una periodista libanesa en diálogo con Nada del Otro Mundo. “El puerto de Beirut es el pulmón del país”, agrega y señala que la onda expansiva de la explosión llegó a 12 kilómetros de distancia y afectó a regiones muy lejanas del epicentro.

Según las primeras investigaciones de los peritos, el episodio sucedió durante la realización de trabajos de mantenimiento que se estaban realizando en unos hangares del puerto, donde una brigada de obreros estaban soldando portones en un edificio. “Había una brigada de trabajadores soldando portales de hierro y hangares en el puerto, y esto provocó la explosión de un tanque de combustible y estp producjo la explosión del muelle número 12, que tenía almacenadas toneladas de fuegos artificiales y de nitrato de amonio, que se había decomisado a un barco, que tuvo un problema en alta mar y debió ser asistido técnicamente”, cuenta la periodista y agrega que ese cargamento se mantuvo almacenado desde 2013, sin que se resolviera su disposición o eliminación desde entonces.

“Se le decomisó esta sustancia prohibida y desde entonces hasta hoy no se le había encontrado una solución al almacenamiento de este producto. Esto provocó que la explosión sea tan inmensa y se la comparó con Hiroshima y Nagasaki”, agrega Ibrahim. “Hasta este momento todo parece indicar que fue un accidente puramente casual, pero el volúmen del accidente se debe a la dejadez, el abandono del gobierno, la irresponsabilidad de más de cinco gobiernos sucesivos que desde 2013 hasta el día de hoy no encontraron una solución a esta sustancia, un peligro vigente, palpable, en un almacén del puerto”, concluye.