Bolivia no quiere ser Argentina

Evo Morales lanzó un spot de campaña a la presidencia en donde alerta sobre las consecuencias de elegir una opción neoliberal en su país y pone como “mal ejemplo” a la Argentina de Macri. Días atrás, el presidente boliviano recibió a Alberto Fernández con quien no sólo comparte la carrera electoral hacia octubre, sino también la perspectiva económica y social de la región. En búsqueda de su reelección, el presidente del Estado Plurinacional intenta diferenciarse del candidato opositor, Carlos Mesa, quien ya ocupó ese cargo en el 2003.

 jueves, 26-septiembre-2019

El presidente Evo Morales busca reelegirse marcando distancia con el plan de ajuste que llevó adelante Macri en Argentina


Bolivia muchas veces ha sido motivo de declaraciones xenófobas y comentarios discriminatorios por parte de algunos personajes de la política argentina. De hecho, este año el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales – mismo apellido pero de estirpe conservadora – le recriminó a Evo que “los compatriotas bolivianos nunca abonan nada en Argentina” luego de un problema con un ciudadano argentino que había tenido que pagar – en una institución privada – por la atención de su salud. La constante provocación hacia el país vecino recibió un duro contragolpe: ahora Bolivia no quiere parecerse a la Argentina de hoy, somos “todo lo que está mal”.

A través de un spot audiovisual difundido en la cuenta de Twitter de la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Nélida Fuentes, el presidente Evo Morales apuntó su campaña a desenmascarar las terribles cifras de la pobreza y la desocupación que alcanzó Argentina durante estos últimos cuatro años, para así finalizar preguntándole a la población boliviana si quieren eso para su país. El candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) busca que las 7 millones de personas habilitadas para votar reflexionen sobre las graves consecuencias que implica elegir el próximo 20 de octubre un programa neoliberal conservador como el que aplicó Mauricio Macri en Argentina y que, en este caso, encarna su rival Carlos Mesa, quien ya fue presidente entre el año 2003 y 2005 luego de la renuncia de su compañero – actualmente prófugo – Gonzalo Sánchez de Lozada.

La continuidad del proyecto plurinacional se apoya en el slogan “Evo y Pueblo. Futuro Seguro” y pareciera forma parte de una estrategia que intenta contagiar a toda la región que se ha visto desestabilizada a raíz de la asunción de gobiernos de derecha en estos últimos años. Casualmente, la semana pasada Evo Morales recibió en su país al candidato a presidente Alberto Fernández, con quien intercambiaron elogios y se mostraron dispuestos a afianzar lazos en vistas de sus respectivos – y muy probables- triunfos electorales. “Bolivia es un modelo a seguir en Latinoamérica”, afirmó el candidato argentino en un video. Por su parte, Evo Morales no escatimó en flores y expresó que “son hermanos latinoamericanos y trabajamos por la integración de nuestros pueblos”.