Bolsonaro, el absoluto

El presidente de Brasil sumó su apoyo a la convocatoria de un grupo fascista que marchará por el cierre del Congreso y del Supremo Tribunal Federal, convocada por el general retirado Augusto Heleno con la consigna "15 de marzo Capitán Bolsonaro/General Heleno. Brasil es nuestro y no de los políticos de siempre".

 viernes, 28-febrero-2020

Jair Bolsonaro adhirió a la proclama del grupo fascista del general Augusto Heleno para cerrar el Congreso y destituir al Tribunal Supremo de Justicia.


Una marcha para cerrar el Congreso y destituir al Supremo Tribunal Federal parece una propuesta salida de una fantasía distópica de la literatura más apocalíptica, pero en este caso se trata de la consigna de un grupo fascista brasileño, encabezado por un general retirado y que recibió el apoyo explícito nada menos que del presidente Jair Bolsonaro.

En su modo más absolutista desde que asumió el poder en 2019, Bolsonaro ya no oculta intenciones con maneras políticamente correcta y sumó su nombre a la proclama “15 de marzo Capitán Bolsonaro/General Heleno. Brasil es nuestro y no de los políticos de siempre”.

Para meter más leña al fuego, el hijo del mandatario, Eduardo Bolsonaro, preguntó en sus redes sociales “si cayera una bomba de hidrógeno sobre el Parlamento ¿usted cree que alguien lloraría?”, escribió.

“Jair Bolsonaro no está a la altura del altísimo cargo que ejerce”, opinó el juez Celso de Mello, del STF. “Desconoce el valor de la orden constitucional e ignora el sentido fundamental de la separación de poderes. Refleja un gesto de ominoso desprecio y degradación inaceptable del principio democrático”, agregó.

Lula da Silva también repudió la adhesión y escribió en sus redes que se trata de un “gesto autoritario de alguien que agrede a la democracia todos los días”. Fernando Henrique Cardoso también se sumó a las críticas y dijo que “Brasil está ante una crisis institucional de consecuencias gravísimas”.