Boudou o el efecto tapadera

Al ex vicepresidente le revocaron la excarcelación y volvió a prisión, pese a que la tobillera le impedía fugarse. Cada vez que el gobierno necesita tapar o desenfocar las consecuencias tremendas de su modelo, la Justicia amiga tiene una resolución a mano. En este caso, también busca neutralizar el impacto de la corrupción de Comodoro Py que complica a Stornelli y Bonadio.

 lunes, 18-febrero-2019

El ex vicepresidente está condenado en primera instancia en la causa Ciccone Calcográfica.


En días en que Comodoro Py se muestra como un reducto de corrupción, tráfico de influencias y uso de los mecanismos judiciales para fines políticos, la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal ordenó que el ex vicepresidente Amado Boudou regrese a prisión, al revocarle la prisión domiciliaria que le había otorgado en diciembre el TOF4. El ex funcionario se presentó en la sede judicial alrededor de las 15,30 horas y quedó detenido.

Boudou fue condenado en primera instancia a 5 años y 10 meses de prisión por la compra irregular de la ex Ciccone Calcográfica, y su vuelta a prisión no puede dejar de enmarcarse en las denuncias que cercan al fiscal y al juez que investigan la llamada “causa de los cuadernos”, Carlos Stornelli y Claudio Bonadio, respectivamente. Ambos quedaron ligados a la denuncia por extorsión y pedido de coimas a través de un intermediario, el hoy detenido Marcelo D’Alessio.

Lo cierto es que, al estilo “desentierro de Nisman”, cada vez que el Gobierno necesita tapar los resultados dramáticos de su modelo (50% de inflación en los últimos doce meses, por ejemplo), la Justicia amiga le tiende una mano y emite alguna resolución funcional al relato más redituable del oficialismo. “La economía no está tan bien, pero somos honrados” es el metamensaje de este nuevo fallo contra alguien que, como Boudou, no parece revestir peligro de fuga. La nueva detención del también ex titular de Anses coincide, a su vez, con el crecimiento de Cristina Fernandez de Kirchner en las encuestas para las elecciones presidenciales y la caída del presidente Macri.

El ex vicepresidente había salido en libertad condicional en diciembre con una tobillera electrónica. Tenía prohibido salir del país y había pagado una caución importante por su libertad condicional, por lo que había garantías su cumplimiento.

Los camaristas Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Geminiani estuvieron a favor de la revocación de la excarcelación, y atendieron el pedido de las querellas de la Unidad de Información Financiera (UIF) y de la Oficina Anticorrupción (OA), encabezada por Laura Alonso.

El propio fsical Javier de Luca, al igual que los defensores de Boudou, afirmaron que la excarcelación no es algo que podían apelar las querellas (la UIF y la OA).

Graciana Peñafort, una de las abogadas de Boudou, adelantó la decisión en su cuenta de Twitter: “Comodoro Py va a intentar tapar su propia mierda, tan obscenamente expuesta en estos dias, con un titular de diario, que será tan bochornoso como todo lo que supimos estos dias. El Poder Judicial como venganza. El poder judicial como complicidad. Lo vas a ver en TV”, escribió.

Alejandro Rúa, otro de los abogados, tuiteó una foto del ex funcionario con su esposa y sus dos mellizos, en una plaza, bajo el título “Peligro de fuga”.