Brasil entra en una edad oscura

Jair Bolsonaro será el nuevo presidente del vecino país. En la segunda vuelta, obtuvo un triunfo sólido contra Fernando Haddad. El exmilitar se alzó con el 55,2 % de los votos frente al 44,8 % del candidato del PT. La derecha radicalizada se queda con el poder mientras el líder con mayor intención de voto está preso tras un proceso judicial vergonzante.

 lunes, 29-octubre-2018

Bolsonaro habló primero por redes sociales y luego salió a la puerta de su casa a dar su discurso de victoria.


Finalmente, la pesadilla se volvió realidad: Jair Messías Bolsonaro fue elegido como nuevo presidente de Brasil. En segunda vuelta, logró una diferencia de más de 10 puntos con su competidor, el exministro de Educación, Fernando Haddad. Bolsonaro se quedó con el 55,2 % de los votos contra el 44,8 % de Haddad, con una diferencia de 11 millones de votos.

Hubo más de 2 millones de votos en blanco y 8 millones de votos nulos. Además, hubo casi 30 millones de brasileños y brasileñas que no fueron a votar.

Tras conocerse los primeros resultados -alrededor de las 19- y la tendencia irreversible, Bolsonaro habló a través de las redes sociales primero y luego salió a la puerta de su casa para leer su discurso de victoria ante la prensa. En el primer mensaje, aseguró: “No podíamos seguir coqueteando más con el socialismo, con el comunismo, con el populismo, con el extremismo de izquierda. Vamos juntos. Vamos juntos a cambiar el destino de Brasil”.

Luego, ante las cámaras de televisión, le cedió la palabra a un pastor antes de hablar. “Los tentáculos de la izquierda jamás hubieran sido arrancados sin la mano de Dios. Comenzamos el día orando y es justo que oremos para agradecer a Dios”, dijo el hombre. Las iglesias evangélicas fueron uno de los pilares de la victoria de Bolsonaro. El presidente electo prometió “crear condiciones para que todos crezcan, y eso significa que el gobierno federal dará un paso atrás, reduciendo su estructura y su burocracia”. Ademas, dijo que “el déficit público primario necesita ser eliminado lo más rápido posible y convertido en superávit”. En franca contradicción con sus habituales declaraciones de corte misógino, homofóbico, xenófobo y militarista, el excapitán brasileño sostuvo: “Este gobierno sera un defensor de la constitución, la democracia y la libertad. Eso es una promesa”.

El proceso de transición comenzará desde mañana mismo, según adelantó el actual presidente Temer, a cargo del país tras el golpe contra Dilma Rousseff. Sin embargo, Bolsonaro asumirá formalmente al frente del Palacio de Planalto el 1° de enero de 2019.

La derecha latinoamericana saludó a Bolsonaro

Una suerte de cofradía de presidentes latinoamericanos de derecha saludaron a Bolsonaro por el triunfo. “Felicitaciones a Jair Bolsonaro por el triunfo en Brasil. Deseo que trabajemos pronto juntos por la relación entre nuestros países y el bienestar de argentinos y brasileros (SIC)”, tuiteó Mauricio Macri. Su par chileno, Sebastián Piñera, felicitó al pueblo brasileño “por una limpia y democrátca elección”, que se desarrolló con el principal candidato encarcelado injustamente. “Lo invito (a Bolsonaro) a visitar Chile y estoy seguro que trabajaremos con voluntad, fuerza y visión de futuro”, completó, con error gramatical incluido, Piñera. Por último, el saliente presidente de México, Enrique Peña Nieto, felicitó a Bolsonaro en nombre del gobierno mexicano en la que consideró “una ejemplar jornada que refleja la fortaleza democrática de ese país”.