Brasil gritó “Ele não” y comienza la recta final

Hubo masivas movilizaciones en Brasil contra el candidato de ultraderecha. Fueron convocadas por movimientos de mujeres. A una semana de las elecciones, el periodista Beto Almeida dijo que “va a ser una recta final de mucha polarización y mucha tensión”.

 lunes, 1-octubre-2018

Miles y miles de brasileñas coparon las calles para manifestar su repudio a Jair Bolsonaro.


A sólo una semana de la primera vuelta electoral en Brasil, las mujeres dieron el golpe sobre la mesa convocando a repudiar la candidatura de Jair Bolsonaro. Las redes sociales jugaron un papel clave en la organización de masivas manifestaciones en las principales ciudades del vecino país contra el filonazi, racista, homofóbico y misógino exmilitar. Los dos focos centrales estuvieron en Largo da Batata, San Pablo, y en Cinelandia, Rio de Janeiro.

“Las marchas no fueron convocadas por el PT ni por las centrales sindicales sino por las mujeres. Muchos se preguntan por qué el PT y el sindicalismo no ponen a la gente en la calle”, apuntó el periodista Beto Almeida, desde Brasil. Al mismo tiempo, remarcó que “también hubo muchas manifestaciones a favor de Bolsonaro” –mucho menores en número, por cierto- por lo que se proyecta “una recta final de mucha polarización y mucha tensión”. Si no sucede nada extraño, habrá dos proyectos con posibilidades: Bolsonaro o Haddad (el candidato de Lula y el PT).

Almeida contó que incluso “hay expectativas, basadas en algunas encuestas, de que Haddad pueda pasar al primer lugar antes del domingo que viene”. De todos modos, todo se definiría en una segunda vuelta.

A la hora de analizar el panorama de cara al acto electoral del domingo que viene, Almeida destacó que “el voto electrónico en Brasil no tiene auditoría ni tampoco una forma impresa” y por lo tanto no descarta sorpresas de último momento, ya que es un sistema que “levanta muchas sospechas”.

Por otro lado, opinó que “el PT no aprovechó los períodos de Lula y Dilma para hacer un cambio en los medios de comunicación y democratizarlos, permitiendo una mejor educación política de la gente”. “Hay gente pobre que no sabe que sus progresos fueron derivados de políticas públicas. Entonces defienden a Bolsonaro como protesta contra el sistema electoral”, manifestó.

El candidato de Estados Unidos

A lo largo de esta campaña, a Bolsonaro se lo ha señalado como el candidato de las Fuerzas Armadas. Para Almeida, la definición no es tan lineal. Según dijo, la matriz económica de la dictadura militar brasileña fue nacionalista, desarrollista e industrializante, a diferencia de la dictadura argentina. Por eso, consideró que “Bolsonaro representa un pensamiento entreguista, de un sector pronorteamericano. Por eso no se lo puede considerar solamente como el candidato de las Fuerzas Armadas”.

“Hay una polarización de dos proyectos: uno de dependencia de los Estados Unidos, que representa Bolsonaro, y un proyecto de Brasil favoreciendo la integración latinoamericana, de desarrollo de la industria”, sintetizó.