Brutal intento de desalojo en Juárez Celman

La policía rodeó el predio de barrio Parque Esperanza en Juaréz Celman. Los vecinos resisten y denuncian que los efectivos entraron a las casas y provocaron destrozos. El desalojo no estuvo notificado y las familias no tienen adónde ir.

 viernes, 1-junio-2018

Las fuentes oficiales lo niegan, pero las fotos lo demuestran: la policía ingresó al predio y a las casas, causando destrozos.


El amanecer sorprendió a los vecinos del barrio Parque Esperanza de Juárez Celman, cuando al despertarse vieron que el predio estaba rodeado por la guardia de Infantería de la policía provincial. Poco después, los efectivos ingresaron al predio y a las viviendas. Según indicaron los vecinos, rompieron candados y provocaron diversos destrozos.

“La policía está volteando ranchos, volteando todo, prendiendo fuego las casas, rompiendo las cosas. No les importa nada”, cuenta Claudia, una de las vecinas.

El desalojo viola las disposiciones de un recurso de amparo que se encuentra vigente. Ese recurso judicial -que frenó el último desalojo notificado de la noche a la mañana- dispuso que toda futura orden de desalojo debe ser notificada con la debida antelación y tiene que cumplir con la condición de tener, previamente, una solución habitacional para las familias.

Claudia fue una de las vecinas que salió del barrio porque les dijeron que había una propuesta. “Nos hicieron sentar a esperar y al rato nos sacaron a los empujones las mujeres de la policía. Ahora volví y no me dejan entrar al barrio. Adentro están mis hijos llorando”, dijo en tono desesperado.

La situación reviste alta tensión. Tanto que uno de los vecinos, de nombre Carlos, llegó a subirse al techo de una de las casas y se roció con nafta, amenazando con prenderse fuego.

La intendenta Myrian Prunotto, desde el lugar, habló con Nada del Otro Mundo y negó que hubiera enfrentamientos. “La escuela queda al lado del predio y hay sólo 4 niños matriculados”, agregó, en un intento por minimizar la cantidad de familias afectadas. Desde el barrio, dijeron que la intendenta “está mintiendo”.

“La policía no deja a nadie entrar ni salir del barrio. Cuando queremos ingresar nos sacan a los empujones y nos golpean. Nosotros no nos vamos a ir porque sencillamente no tenemos adónde. La propuesta del gobierno no nos sirve”, aseguró Claudia.