Bullrich, el espía, un celular y mucho para explicar

La ministra Patricia Bullrich dijo que el celular a su nombre con el que se comunicaba el falso abogado Marcelo D'Alessio, es un aparato con el que juega su nieto y volvió a negar vínculos con la trama de espionaje ilegal que investiga el juez Alejo Ramos Padilla.

 miércoles, 22-mayo-2019

Patricia Bullrich dice que el teléfono a la que la llamaba Marcelo D'Alessio ya no es de ella y lo usa su nieto para jugar.


Negar todo, hasta lo irrefutable, es la defensa inclaudicable de lo indefendible, y mientras más contundente sean las pruebas, más creativas serán las estrategias para esquivar lo evidente. En la última demostración que encontraron en la investigación de la red de espionaje ilegal que lleva adelante el juzgado de Ramos Padilla, pudo comprobarse que las capturas de pantalla de un teléfono encontrado en el domicilio de Marcelo D’Alessio, en donde el espía chateaba con Patricia Bullrich S6, corresponde a un teléfono registrado en Movistar a nombre de la Ministra de Seguridad, a pesar de que la funcionaria negó conocer al falso abogado.

La explicación que dieron desde el entorno de Bullrich sostiene la estrategia de la negación permanente. El teléfono lo usa el nieto para jugar y desde el año pasado que ella ya no lo utiliza.

Y como la mejor defensa es el ataque, la ministra radicó una denuncia por la filtración de la planilla en la que aparece su domicilio, su DNI y el número del teléfono. “porque el nieto no deja de recibir mensajes y amenazas desde que fue publicado el número”, dijeron, también, desde el entorno.

En el informe elevado desde la empresa Telefonica al juzgado de Ramos Padilla, se confirma que el número corresponde efectivamente a la ministra, con lo cual se completa la confirmación de la prueba de los vínculos de D’Alessio con la funcionaria, a partir de chats en los que ambos conversan sobre operativos realizados en Rosario.