Camino sinuoso

Desde el año 2018, las asambleas socioambientales resisten la construcción de la Autovía Punilla en defensa del agua y del monte. A lo largo de 25 exposiciones, el 90% de la población rechazó el proyecto durante las audiencias públicas que comenzaron en abril pasado. Sin embargo, el gobierno nacional aprobó U$S75 millones para Córdoba cuyo destino está vinculado al financiamiento de la iniciativa.

 viernes, 28-mayo-2021

Desde las asambleas, advirtieron que el presupuesto para la construcción de la Autovía Punilla es 25 veces mayor que el costo de las autopistas en Europa.


Corren tiempos difíciles para las luchas socioambientales. En el marco del Corredor Bioceánico que unirá Brasil, Argentina y Chile, el proyecto de la Autovía Ruta Nacional 38 sigue en pie. Desde el año 2018, las asambleas de Punilla resisten el emprendimiento argumentando que el trayecto atraviesa un 30% de bosques categorizados como “zona roja” y afecta el manantial de agua para el 40% de los cordobeses, entre otros reclamos.

Si bien a lo largo de estos años se modificó el trazado – ahora la ruta avanzaría por el sector oeste – les vecines continúan reclamando por el impacto socioambiental que tendrá la iniciativa. Durante la Audiencia Pública que comenzó en abril pasado, el 90% de les participantes rechazó la Autovía y realizaron fuertes cuestionamientos al Estudio de Impacto Ambiental presentado por el gobierno provincial.

El jueves pasado, la secretaría de Ambiente debía responder en vivo por You Tube las más de 800 preguntas que presentaron les vecines, pero comunicaron que era “materialmente imposible” hacerlo. En su lugar, informaron que enviarían las respuestas a través del correo electrónico y/o CIDI teniendo como plazo final el miércoles pasado. Hasta ayer jueves, la organización Unidos por el Monte insistía en reclamar la respuesta en el caso que hubiese incumplimiento por parte del gobierno provincial.

Más allá de la gran cantidad de organizaciones e instituciones que apoyan la lucha, la Autovía Punilla parece contar con un fuerte respaldo político. A principios de mayo, el gobierno nacional aprobó unos U$S75 millones para Córdoba – dentro del programa de infraestructura de la Corporación Andina de Fomento (CAF) – cuyo destino sería el financiamiento de la nueva ruta.

Por medio de una carta, les activistas solicitaron al presidente Alberto Fernández que retire de forma urgente el aval y, en el mismo texto, advirtieron que la obra implica “4.608.294 dólares por kilómetro” a valor actual, mientras que en Europa “el costo promedio de autopistas ronda los 180.000 dólares el kilómetro”. “25 veces menos”, finalizan.