“CBI es la imagen más burda de la impunidad”

El fiscal Carlos Gonella pidió 11 años de prisión para el titular de la firma, Eduardo Rodrigo, y multas de más de mil millones de pesos por los delitos financieros probados en el juicio. El 27 de junio se conocerá la sentencia.

 viernes, 14-junio-2019

El fiscal Carlos Gonella pidió 11 años de prisión para el "cerebro" de la megacausa CBI y una multa de más de mil millones de pesos.


Por primera vez en la historia del derecho penal argentino, un delito de intermediación financiera ilegal llega al debate oral en un juicio. La megacausa CBI, que toca a referentes del empresariado, la política y el círculo del poder establecido, tendrá su sentencia el próximo 27 de junio y el primer lugar del banquillo lo ocupa Eduardo Rodrigo, expresidente de la financiera y el cerebro detrás de las operaciones multimillonarias con las que, según afirma el fiscal Carlos Gonella, se evadieron impuestos, se cometieron estafas y se lavó dinero.

En una entrevista con “Nada del otro mundo”, el fiscal dijo que también hay más de 70 hechos de estafas a pequeños ahorristas “que confiaron en esta financiera”, además de los delitos comprobados de evasión del impuesto al cheque, del IVA, lavado de dinero y asociación ilícita.

“A partir de 2011 hubo un cambio de paradigma con reformas estructurales que se llevaron a cabo y que indican que estos delitos económicos se castigan con penas de prisión, económicas y también con multas”, dice, con respecto a la solicitud de una pena de 11 años para Rodrigo, más la multa de $1.021 millones de pesos.

“Rodrigo es el cerebro, por su formación en ciencias económicas y financieras y llevó adelante esta cueva con todos estos ilícitos. En esta causa quedó claro, hay una gran mesa de dinero, son cifras millonarias en esta firma que comenzó siendo un servicio de caja de seguridad y luego ofreció servicios de plazo fijo, para lo cual no estaba autorizada”, cuenta y agrega que en el transcurso del tiempo CBI también habría recibido dinero proveniente del narcotráfico y monetización de cheques por cifras millonarias a través de la constitución de empresas fantasma.

“Pudimos reconstruir solo un año de operaciones en el que se monetizaron cheques por más de 350 millones de pesos”, dice Gonella y agrega que el cambio se realizaba en el Banco Nación y a través de coimas.

“Cuando veías CBI, un negocio en el rubro financiero, en plena city, es la imagen más burda de la impunidad, del poder. Estando en el juicio, donde se pudo reconstruir el armado de empresas fantasmas con objetos truchos, como distribución de diarios y revistas, y monetizaban los cheques que le enviaba CBI”, cuenta el fiscal sobre las sensaciones que le produjo el caso. “Cuando veías a los testigos hablar de cómo era la movida dentro del banco, no se podía creer semejante maniobra delante de todos, una muestra de la impunidad de los poderosos”.