Chubut: más de mil millones que son una incógnita

Los docentes señalan que no saben adónde fueron los 1.300 millones de pesos que la Nación dice haber enviado a la provincia. “No está escrito, y no sabemos dónde está. Arcioni dice que hicieron un pacto de caballeros con Finocchiaro”, dijo Martín Pena, del gremio docente.

 viernes, 20-septiembre-2019

Martín Pena, uno de los dirigentes de Atech, el gremio que encabeza las protestas.


El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, le tiró la pesada mochila de la crisis que vive su provincia a la Nación. El mandatario sostuvo que Chubut “está en una situación financiera, no económica, muy complicada” y apuntó que los decretos del gobierno –como el congelamiento de las naftas y la quita el IVA en algunos productos- hicieron que la provincia dejara de percibir dos mil millones de pesos.

“A partir de junio tuvimos falta de herramientas financieras, falta de acompañamiento por parte del Gobierno nacional”, agregó Arcioni. Mientras tanto, la Nación insiste con que envió fondos por 1.300 millones de pesos.

“Cuando uno dice la parte que le conviene de la situación siempre suena bien. Cuando el gobernador habla del endeudamiento se olvida de que esto no empezó en junio. Esto viene de arrastre. Desde 2016 empezó un endeudamiento meteórico”, le respondió Martín Pena, secretario general de la región oeste de ATECH, la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut. Además, criticó al gobierno nacional por habilitar el endeudamiento en dólares con entidades financieras para las provincias, luego de que se cortara el financiamiento del propio gobierno nacional.

“Nos metieron dentro del Pacto Fiscal que no fe ni más ni menos que el ahogamiento de las economías regionales, dejar a las provincias a merced de la centralidad”, disparó. Además, manifestó que hubo “impericia y poca habilidad” por parte del gobernador para utilizar esos fondos que entraron en cuestiones productivas y reveló que casi el 70 % del presupuesto provincial se destina al pago de la deuda.

Pena expresó que “hay un gran problema: no sabemos adónde fue el dinero” que supuestamente llegó de la Nación. “No está escrito ni sabemos dónde está. Finocchiaro dice que envió 1.300 millones. Arcioni dice que hicieron un pacto de caballeros”, insistió. Los docentes debían comenzar a percibir en julio un aumento por cláusula gatillo del 10 %. Todavía no lo percibieron. En octubre, debería hacerse una nueva revisión salarial.

“Todos los trabajadores cobran dentro del mes”, se jactó Arcioni. La realidad es que las fechas de cobro se dividieron en tres tramos: los que cobran menos de 40 mil pesos cobran el día 13, los otros cobran en los otros dos turnos, el 23 y 29 de cada mes, según cuánto perciban.

La chispa adecuada

Jorgelina Ruiz Díaz y María Cristina Aguilar fueron las dos docentes fallecidas en la ruta al volver de una protesta en el marco de esta crisis. “La muerte de nuestras compañeras fue la chispa que inició este gran incendio final”, consideró Pena, y agregó que “seguiremos pidiendo el juicio político a Arcioni. Los docentes tienen más viva que nunca la llama de la bronca: “Las escuelas están abandonadas hace más de tres años, no hay calderas, no hay luminarias, no hay vidrios. Nos cortan la obra social. Queremos saber dónde está lo que se nos descuenta. No está en obras, no está en las escuelas y no esta en nuestra obra social”.