Ciudad poco amiga del ambiente

La zona sur de la ciudad de Córdoba vivió una Semana Santa tóxica. Detrás del humo que generó la quema de basura en el predio ubicado en Av. Cruz Roja, apareció la deficiencia en el servicio de recolección de residuos. Les vecines autoconvocades apuntaron a la gestión municipal por no brindar una solución a los habitantes de Villa La Lonja y a los propietarios del terreno por su falta de responsabilidad en el cuidado del lugar.

 Jueves, 22-abril-2021

La gestión de la basura en la ciudad de Córdoba es un problema estructural que no encuentra solución desde hace años.


En una ciudad de aproximadamente 2 millones de habitantes, la basura continúa siendo un problema estructural en aumento: si hace 40 años cada persona generaba 300 gramos de residuos, hoy produce alrededor de 1200 kg.

Lo cierto es que, pasan las gestiones, pero el conflicto se mantiene en Córdoba. A pesar de que la municipalidad promueve una “ciudad amiga del ambiente”, les vecines de zona sur padecieron durante una semana y de manera constante la quema de kilos de basura en un predio ubicado en la Av. Cruz Roja y Río Negro. “El humo no paró nunca y me tuve que ir a dormir a lo de mis padres”, cuenta una vecina. “No podemos estar respirando ese veneno”, lamentó en diálogo con Al Revés.

Sin culpar ni a les vecines que arrojan la basura en el terreno, ni a los carreros que “suplen” la deficiencia del Estado y de las empresas, desde los barrios aledaños apuntaron a la falta de voluntad política – municipal y provincial – para brindar una solución al tema. “La quema es consecuencia de la falta de recolección de residuos”, precisaron. Así, detrás de la nube negra – que ya es histórica en la zona – aparece un servicio que está “mal distribuido, es inequitativo y clasista”. “La gente de Villa la Lonja no tiene dónde tirar los residuos. ¿Por qué unos ciudadanos tenemos garantizado el servicio y otros no?”, cuestionaron.

Si bien la movilización social consiguió que la Municipalidad y una empresa – que sería la propietaria del lugar – se llevaran el 70% de la basura, les vecines advierten que no es garantía. “A las dos semanas tenés la misma montaña”, alertaron. En ese sentido, consideraron que la parte privada también debería hacerse cargo del problema. “Dicen que el predio es de Edisur. Si es un terreno privado donde terceros arrojan basura y la queman, la responsabilidad es también del dueño porque no toma los recaudos para que no ingrese esa basura”, indicaron.

El aire puro en todo este lío es el surgimiento de una red de vecines unides con el objetivo de encontrar una salida “amigable” para el ambiente y la salud. “Juntamos muchas firmas y logramos hablar con los directores de los CPC de Ruta 20 y de Villa El Libertador. Vamos a tener una próxima reunión en la que exigimos que esté algún funcionario del área de Higiene Urbana para acercarles nuestro reclamo, siempre priorizando el diálogo”, concluyeron.