Clase media goes home

Por la devaluación del 130% y la caída del poder adquisitivo de los ingresos, se suspendieron las decisiones de vacaciones al exterior. Muy pocos quieren arriesgarse sin saber a cuánto estará el dólar en unos meses. Y a nivel interno, los operadores del turismo local no dan precios por el mismo motivo.

 lunes, 10-septiembre-2018

Con el dólar arriba de $38 (hoy), el viajecito a Cancún queda como patrimonio del sector más pudiente.


La clase media no va al exterior este verano. Y muchos tampoco harán turismo interno. Brasil y el Caribe, las dos mecas del turismo de los sectores medios argentinos quedarán para otra oportunidad. “La caída de las ventas a esta altura del año, cuando tradicionalmente se empiezan a definir las vacaciones al exterior, es mayor al 40%. Con la primera devaluación bajaron un 35%. Luego cayó más aún. Yo no sé si la gente suspendió los viajes al exterior, pero seguro que hoy no están tomando ninguna decisión, luego de una devaluación del 130% en pocos meses. Con el nivel de incertidumbre que hay en la economía, es difícil pensar en un vacaciones al exterior”, dijo al portal Al Revés el presidente de la Cámara Argentina de Turismo, Aldo Elías.

El empresario se lamentó por el escenario y dijo que tampoco hay condiciones para que las familias planifiquen turismo interno, aunque aclaró que habitualmente la decisión de las vacaciones dentro del país se toma luego del fin de semana largo de octubre. “Imaginate, pedís el precio de una carpa en Mar del Plata y no te lo pueden ni quieren dar, porque nadie sabe cómo van a estar las cosas en dos meses, menos en diciembre”, señaló.

Además del peso tremendo de la devaluación, que hace inaccesible para una familia tipo un viaje que se paga en dólares o a precio dólar, juega fuerte la caída del poder adquisitivo de los ingresos de la clase media, producto de la retracción del salario frente a la inflación. A este combo se suma que la financiación se ha encarecido y los planes de pago a largo plazo, sin interés, están en extinción.

“Por más que el gobierno quiera llevar tranquilidad a la población, y diga que todo va a estar tranquilo, no se puede definir las vacaciones hoy. Hoy el dólar está a 38 pesos; supongamos que todo salga bien y en un tiempo esté en 32. O no: puede estar todo mal y llegar a 44 pesos. Comprar un pasaje o planificar un viaje al exterior en este contexto se hace muy difícil”, se sinceró.

Elías consideró probable que el sector turístico este año tenga un “veranito” con la llegada de turistas de países de la región, tanto en plan de descanso como para el llamado “turismo de compras”, que vendrán al pais atraídos por la devaluación del peso. “Necesitamos previsibilidad y que la economía se tranquilice para poder trabajar”, afirmó el titular de la Cámara.