Comenzó la mauratón

El presidente Mauricio Macri se mostró eufórico ayer en la inauguración de un jardín de infantes en Tucumán en el comienzo de su marcha del “sí se puede”. Criticó al intendente peronista Javier Noguera tildándolo de remolón por no habilitarlo a tiempo y el jefe comunal le pidió explicaciones por la deuda adquirida con el FMI. Rodeado de maestras jardineras y de una Lilita Carrió camuflada con los colores de los guardapolvos amarillos, volvió a recurrir a la lucha contra la corrupción como base de su campaña.

 jueves, 19-septiembre-2019

Mauricio Macri con exceso de optimismo en la inauguración del jardín de infantes "Estrellita de la Nueva Esperanza" en Tucumán


“¡Qué lindo estar con todos ustedes y compartir tanta alegría!”, expresó el presidente Mauricio Macri al dar comienzo a la inauguración del jardín de infantes “Estrellita de la Nueva Esperanza” en la ciudad de Tafí Viejo en la provincia de Tucumán en el marco de su plan electoral de recorrer 30 ciudades en un mes. Acompañado por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley y de una Lilita Carrió camuflada en medio de las maestras jardineras que rodeaban al candidato de Juntos por el Cambio, inició su campaña dirigiendo su crítica al intendente de la ciudad Javier Noguera a quien criticó por no habilitar el espacio educativo. “Me parece que el intendente está un poco remolón, pero vamos a pedirle todos juntos que lo habilite, ¿no?”, manifestó intentando manejar un sentido del humor extraño el actual mandatario, quien ha sido noticia por la cantidad de veces que se ha tomado vacaciones desde el comienzo de su gestión hasta acá. Además, agregó durante el acto que esto tenía que ver con lograr que “el dinero de los argentinos vaya a los argentinos”.

Inmediatamente, obtuvo respuestas tanto del ministro de Educación de la provincia como del mencionado intendente quien, días antes, había manifestado vía Twitter que no compartía en nada las decisiones de gobierno que había tomado el presidente en estos cuatros años, pero había pedido a su comunidad que lo recibieran con civilidad. Ayer, horas después de la burla del presidente, el intendente Javier Noguera explicó que la habilitación municipal del espacio de primera infancia es un acto administrativo que debe formalizarse y que se debe actuar conforme al derecho, “algo que usted debió hacer al tomar deuda con el FMI”, le retrucó. El otro cachetazo lo recibió de Juan Pablo Lichtmajer, el responsable de la cartera educativa de la provincia, quien también a través de redes sociales – tecnológicos e integrados al mundo como describió Durán Barba a los militantes del Pro- le recordó al presidente su promesa a los tucumanos de que todos los niños y niñas de tres años tendrían jardines de infantes. “Hay más de 30.000 niños y sus familias que aún esperan que cumpla su promesa”, indicó. Al igual que Noguera, responsabilizó al candidato de Juntos por el Cambio por la crisis social que atraviesa su provincia. “La familia educativa tucumana mantuvo de pie a la provincia frente a la tragedia social que su gobierno provocó”, finalizó.

Según de un informe de CTERA, el fabuloso plan de construcción de miles de jardines de infantes anunciado por Macri al inicio del gobierno -que luego fue modificada por la construcción de 10 mil aulas- afirma que “sólo se realizaron 150 de las 3043 aulas previstas en el año 2018”. Además, al igual que sucedió con las partidas alimentarias, hubo una subejecución de fondos para este proyecto . Es decir, que el dinero estaba pero el gobierno no lo utilizó para ese fin.

Más allá de que no les haya dado resultado recordar constantemente el pasado durante la campaña electoral para las PASO, el presidente agradeció a Lilita Carrió por su “batalla de años contra la corrupción”, al señalar que el jardín de infantes se había construido con el dinero de las valijas de Antonini Wilson. También añadió optimista que “han podido iniciar una revolución en la calidad de la educación pública”, en medio del fuerte conflicto docente que están atravesando los docentes de la provincia de Chubut. Rodeado de “gente común” y alejado de la campaña en redes sociales tal como planificaron en la reunión de esta semana Marcos Peña y su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, finalizó el acto gritando y uniendo sus clásicas palabras: “¡Juntos podemos. Argentina tiene futuro. Ustedes tienen futuro!”.