Comer con la tarjeta

El uso de las tarjetas de crédito pasó de ser para bienes durables a dedicarse cada vez más para comprar alimentos, como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo del salario y la inflación.

 Martes, 8-octubre-2019

Las compras con tarjeta de crédito creció 5,9% entre agosto y septiembre, y se la usa para comprar alimentos más que bienes durables.


La precarización de la clase media avanza a medida que se sostiene la crisis económica y el nuevo síntoma aparece en el uso de las tarjeta de crédito, cada vez más dedicadas a la compra de alimentos y menos a bienes durables.

Según un informe de la consultora First Capital Group, en septiembre la operatoria con tarjetas se incrementó en un 5,9% con respecto a agosto, por un total de $456.283, mientras que el incremento interanual alcanzó el 28,3%, en el comparativo entre septiembre de 2018 y de 2019.

“Producto de la recesión y del ajuste de precios, los consumidores han usado los plásticos mayoritariamente para financiar sus compras, impulsado por el programa `Ahora 12` y en muchos casos para poder llegar a fin de mes”, analizaron desde la consultora y anotaron entre los principales factores que determinan esta tendencia a la inflación superior al 55%, el congelamiento de las paritarias y la pérdida del poder adquisitivo.