Como dios manda

Luego de 20 años de no tener representación, el Frente Popular Agrícola de Perú se convirtió en la cuarta fuerza en el congreso de ese país. Como estrategia de campaña, los candidatos se visten como Jesús y ponen la moral cristiana como principio político.

 miércoles, 29-enero-2020

El Frepap consiguó ubicar 16 legisladores en el congreso peruano, con una particular manera de proponer su plataforma: vestirse y predicar como Jesús.


Una extraña manera de hacer política se impuso en las urnas peruanas el último fin de semana, con el Frente Popular Agrícola consagrándose como la cuarta fuerza legislativa en el Congreso, luego de 20 años de no conseguir representación parlamentaria.

Se trata de un partido de raíz evangelista, fundado en la década de 1960 por Ezequiel Ataucusi, y que se presenta en la escena política con sus candidatos vestidos como Jesús y pregonando los principios cristianos como regla moral a seguir.

A partir de ahora, el partido de raíz israelita y perfil fundamentalista, tendrá 16 legisladores y se propone impulsar una “agenda moralizadora” en Perú, con la referencia puesta en los mandamientos bíblicos.

Luego de la muerte de Ataucusi, en el año 2000, sus seguidores se quedaron junto a su ataúd esperando a que resucitara como Jesús, al tercer día de su muerte, ya que creían que era la encarnación del Espiritu Santo.

“Tenemos la educación moral, ética, netamente basada en el decálogo universal de los 10 mandamientos, es la universidad de cátedra Moisés, por eso nosotros estamos preparados, estamos adiestrados, enseñados, para poder aportar en estos comicios electorales, aunque toca un corto tiempo de un año y cuatro meses, pero estamos para poder aportar a nuestro pueblo peruano”, dijo Wilber Cayllahua, uno de los legisladores que ganó una banca.

Según la perspectiva de esta fuerza política, los homosexuales y lesbianas son una amenaza para sociedad y consideran que “son ciudadanos naturales del Perú, que el mal está enquistado en su corazón y en su sangre. Van a tener una oportunidad de conocer el decálogo universal y mediante eso van a entrar en la moralización y, más adelante, van a ser hombres de bien que van a aportar al país”.