Como querer tapar el sol con un Negri

El berrinche opositor durante el debate de la ley de reforma de las jubilaciones de privilegio terminó con el abandono de toda la bancada que conduce Mario Negri, que usó como argumento la presencia de Daniel Scioli en el recinto. De lo que no hablaron fue de la necesidad de equilibrar la distribución de recursos del sistema previsional ni de los argumentos para que el Estado siga pagando jubilaciones que rozan el millón de pesos por mes.

 viernes, 28-febrero-2020

El diputado Mario Negri anunció que toda la bancada opositora iba a abandonar el Congreso porque, como dice Wikipedia, Daniel Scioli ahora es embajador.


En una clara contradicción del espíritu republicano que proclama, el interbloque opositor, encabezado por Mario Negri, abandonó en masa el recinto de la Cámara de Diputados durante la sesión en la que se trató el proyecto de reforma de las jubilaciones de privilegio de jueces, fiscales y diplomáticos.

El argumento del diputado cordobés fue que Daniel Scioli había vuelto a ocupar su banca, luego de haber presentado su renuncia para desempeñarse como embajador en Brasil. Para fundamentar su discurso, Negri dijo que “lo dice Wikipedia”, y que si intentaban borrarlo, tenía como prueba “una captura de pantalla”.

Lo que no tuvo en cuenta el diputado es que el cargo de embajador del ex gobernador bonaerense todavía no se efectivizó porque -explicó Scioli- el decreto no fue publicado en el Boletín Oficial. Negri siguió sin embargo con la queja y empezó su alocución con gestos indignados. “Hemos podido corroborar que se alcanzó el número del quórum con alguien que ya no es diputado y pertenece al Poder Ejecutivo. Es el caso del ex diputado (Daniel) Scioli, que fue designado embajador en Brasil. Esto es una vergüenza”, dijo, luego de que en su bancada habían acordado no dar quórum para debatir la ley, como protesta porque el oficialismo no aceptó una modificación que excluía de su alcance a los magistrados mayores de 60 años que ya habían reunido los requisitos para jubilarse.

Negri tampoco se refirió ni se indignó ante el profundo e inexplicable desequilibrio que sostiene el sistempa previsional, que dedica el 20% de sus recursos al pago de haberes para el 5% más privilegiado de sus beneficiarios. Tampoco porque el sistema previsional actual impone un tope de poco más de $100.000 mientras que hay jueces y diplomáticos jubilados que rozan el millón de pesos de jubilación mensual.

La indignación opositora tiene sus requisitos para activarse y la última fue que Scioli dio quorum para el debate, pero al debate prefirieron no asistir, como tampoco lo hicieron cuando hubo que votar la ley de solidaridad social y reactivación productiva, la primera que necesitaba Alberto Fernández para activar su programa de emergencia social y económica.

“Si usted no levanta la sesión y la convoca como corresponde, nos vamos a retirar del Congreso y vamos judicializar la situación. No lo queríamos y ustedes lo buscaron”, le advirtió Negri a Sergio Massa, quien le recordó además que la Cámara de Diputados no había tratado ni aceptado todavía la renuncia formal de Scioli, por lo cual todavía podía seguir ocupando su banca en el recinto.

Con la excusa casi perfecta, la oposición pudo eludir la toma de posición ante un asunto incómodo: los privilegios que podrían perder los jueces y fiscales.

Según explicó Marcelo Casaretto, “en este momento tenemos 17.622 (trabajadores) activos que hacen un aporte promedio de 32.609 pesos por mes. Y tenemos pasivos, beneficios entre jubilaciones y pensiones, que son 6.983, que tienen un haber promedio de 272.099 pesos”, dijo ante la sala ya medio vacía. La modificación, que ahora deberá ser tratada en el Senado, mantiene sin embargo el régimen especial para los prosecretarios y a los jefes de despacho, así como para los magistrados, fiscales y miembros del servicio exterior. También estipula que los haberes iniciales se calcularán con el 82% móvil de un promedio de las 120 últimas remuneraciones a un valor actualizado.