Con las manos vacías

Ni Macri, ni Lacunza, ni Sandleris. Ninguno logró destrabar el desembolso de los 5400 millones que el FMI iba a enviar a Argentina durante este mes. Ayer el ministro de Hacienda, acompañado por el director del BCRA, mantuvo una reunión con directivos del organismo internacional sin éxito. Las autoridades internacionales aducen que hay que esperar la asunción de la nueva directora Krisalina Georgieva, pero lo cierto es que postergaron las negociaciones para octubre, más próximo a las elecciones en nuestro país. Si bien durante septiembre Argentina cumplió con las metas previstas de déficit y emisión cero, hoy no cumple con los requisitos básicos para acceder a un acuerdo Stand-by, por lo que representantes de Suecia, Holanda e Italia ya indicaron que no avalarían el desembolso. Macri se asomó a la reunión pero no logró convencerlos de que sí se puede.

 miércoles, 25-septiembre-2019

A un mes de asumir, el ministro de Hacienda Hernán Lacunza, no logró destrabar el envío de fondos luego de la reunión de ayer con David Lipton, director interino del FMI


Se cumplió pero no alcanza. Esto fue lo que expresaron, tácitamente, las autoridades del Fondo Monetario Internacional al ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, luego de la reunión que tuvo lugar ayer en Washington. De nada sirvió llevar los papeles en orden de este último mes: el gobierno no logró que el FMI liberara la cuota de 5400 millones del crédito total de 57.000 millones de dólares. El argumento del equipo económico argentino que viajó a Estados Unidos, Hernán Lacunza acompañado del presidente del BCRA Guido Sandleris, era haber alcanzado las metas exigidas por el organismo: el superávit fiscal primario, mantener la base monetaria, y el envío del proyecto de reperfilamiento de la deuda al Congreso, algo que recién sucedió el jueves pasado a última hora. No obstante, desde el organismo internacional postergaron las conversaciones para el 14 de octubre, donde “continuarán dialogando”.

Del encuentro en donde participaron David Lipton, director interino del FMI, y Alejandro Werner, el director del Departamento del Hemisferio Occidental, explicaron que prefieren aguardar la asunción de la nueva Directora Gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, pero lo cierto es que las autoridades esperan negociar con el futuro gobierno que resulte ganador en los comicios de octubre, desconociendo así el poder y la representatividad del actual presidente Mauricio Macri quien se acercó durante 10 minutos a la reunión. “Salió todo muy bien”, afirmó el mandatario quien continúa con un espíritu negador de la realidad, a esta altura, sorprendente.

La idea de que “Argentina está integrado al mundo” se desvanece cada día más. Ya hay tres miembros de los 29 países que integran el FMI, Italia, Suecia y Holanda, que manifestaron su desacuerdo a validar el préstamo de los fondos para Argentina. El punto conflictivo: la desconfianza que generó la crisis económica y política del país, sumado al fracaso que sufrió el macrismo durante las PASO. “Discutimos los esfuerzos que Argentina ha realizado bajo el programa respaldado por el FMI y sus impactos positivos”, aseguró diplomáticamente David Lipton. Sin embargo, el país no alcanzaría a satisfacer las condiciones necesarias para acceder a un acuerdo Stand-By de acceso excepcional y las reservas no serían suficientes para llegar a fin de año, por lo que el Gobierno Nacional evalúa romper el chanchito: planea echar mano a parte de los 7200 millones de dólares que el FMI envió como respaldo y que “no se podía tocar”. Algo que también deberá habilitar el organismo internacional que, en realidad, aguarda el resultado de las elecciones del 27 de octubre para hablar con el candidato ganador – si se repite lo sucedido en las PASO- Alberto Fernández.