Conformate con que no te echen

Dante Sica describió el paraíso del liberalismo: trabajadores que aceptan reducciones salariales y horarias con tal de no perder el empleo. Es lo que está sucediendo ahora, con la caída del salario real del 6,1% en julio y casi dos dígitos de desocupados tirando los sueldos a la baja.

 lunes, 1-octubre-2018

Dante Sica inició en el sector textil por ahora sin éxito, su derrotero flexibilizador.


Sin filtros, y mientras hasta desde el propio Gobierno admiten que la inflación superará el 42% anual y los gremios buscan una reapertura de las paritarias, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, advirtió que lo importante es mantener el empleo antes de que ganar lo necesario para vivir.

“La mayoría de los sectores ponen la necesidad en preservar el empleo, por sobre mantener el salario real”, dijo Sica en declaraciones a radio Continental. El ministro sostuvo que con el fin de preservar el empleo, empresas y sindicatos acuerdan reducción de horas, de turnos nocturnos. Es lo que está sucediendo en automotrices, industrias alimentarias, textiles y donde quiera que se ponga el ojo, y de hecho implica la tranferencia de la recesión y el ajuste a los trabajadores. Sica describió el paraíso del neoliberalismo: que el trabajador acepte la reducción de sus ingresos con tal de no perder el puesto de trabajo. Porque sabe que si lo pierde, el ejército de desocupados va a tomar su lugar por peores condiciones aún. Sucedió durante la crisis del 2001, cuando la desocupación fue récord y está sucediendo ahora, al borde de los dos dígitos de desempleo y con una recesión galopante.

Los números oficiales indican que lo de Sica no es un deseo. En julio, aun sin el impacto de la inflación de agosto y septiembre, la caída del salario registrado promedio fue del 6,1% interanual, aunque en la mediana (el punto intermedio de los salarios) la baja fue mayor aún, del 8,1%. En el caso de los trabajos precarios y no registrados, la pérdida es aún mayor. Mientras, para no caer en la pobreza por ingresos, una familia de cuatro miembros debe tener ingresos de al menos 20 mil pesos mensuales.

Sica advirtió que “despedir tiene un costo para las empresas, además de lo social” aunque reconocipo que la actual tasa de referencia del BCRA, del 60%, es “incompatible con la producción, pero es necesario para estabilizar la macroeconomía”.