Contra las cuerdas

Las Pymes y los comercios de Córdoba se muestran de acuerdo con el pago del bono pero dicen que está fuera de sus posibilidades. Desde la Cámara de Comercio pidieron descontarlo del Formulario 931 y Apyme argumenta que hace falta que el sector financiero reduzca un poco su ganancia y entregue créditos blandos para afrontar los $ 5.000.

 martes, 13-noviembre-2018

El decreto impone el pago de 5 mil pesos. Para el empleado, es insuficiente. Para los empleadores más chicos, es impagable.


El bono que se establece en el decreto firmado por Mauricio Macri en las últimas horas no sólo generó descontento en muchos sectores sindicales que mantienen un mínimo nivel de combatividad sino que también disparó reacciones en el sector empresario. En Córdoba, tanto la Cámara de Comercio como Apyme sostienen que no está al alcance de su economía hacer frente a un bono -en rigor de verdad, adelanto de aumento salarial- que no estaba en los planes. Una planificación económica que por la recesión camina por la cornisa.

Darío Brasca, presidente de la Cámara de Comercio de Córdoba, sostuvo que “la única forma de que podamos pagar este bono es descontarlo del formulario 931, que es la declaración jurada de aportes y contribuciones del empleador”. Consideró que el bono “es positivo” ya que “parte se va a volcar al consumo y a la economía real” pero se quejó de que en el decreto “se engloban grandes empresas, Pymes y comercios”. “Las espaldas para hacer frente al bono son distintas”, manifestó en Radio Universidad.

El titular de Apyme Córdoba, Humberto Spaccesi, señaló a este portal: “No podemos pagarlo si no recibimos un crédito blando de los bancos. Tenemos nulas posibilidades de tener un nuevo costo. La economía de las Pymes ya está muy castigada”. Argumentó que “los bancos podrían dar un crédito a tasa cero” y pidió “que al menos una vez reduzcan un poco su ganancia, vienen ganando muchísimo dinero”.

El representante de las Pymes dijo que están “de acuerdo con el bono, que aumenta el mercado interno”, un reclamo recurrente del sector. “El tema es que lo hicieron todo mal, no nos consultaron y no tiene correlato con el resto de la economía”, agregó.

Tanto Brasca como Spaccesi coincidieron en que el bono cae como una bomba sobre las frágiles economía de las Pymes y los comercios justo en la época en que hay que pagar aguinaldos y vacaciones.