Contrarreloj intentan salvar la ley de alquileres

La presión del sector inmobiliario detuvo el tratamiento en Diputados, donde ya hay dictamen de comisión. El 21 se debatiría en la cámara baja y el 28 en Senado, sobre tablas. Propone contratos residenciales de tres años, comisiones e impuestos a cargo del propietario, aumentos semestrales establecidos según un mix entre IPC e índices salariales, entre otros cambios.

 viernes, 9-noviembre-2018

En Córdoba, hoy los inquilinos corren con todos los gastos: comisiones, expensas extraordinarias e impuestos. En CABA las comisiones inmobiliarias ya las pagan los propietarios.


La nueva ley de Alquileres -que tiene media sanción del Senado desde 2016- iba a tratarse el pasado 7 de noviembre en Diputados (ya se firmó el despacho de comisión) pero el lobby inmobiliario logró cambios (como la actualización del costo en forma semestral y no anual) y demoró el trámite parlamentario.

La última información, brindada al portal Al Revés por la ONG Inquilinos Unidos Córdoba, dice que el proyecto se tratará en la sesión del miércoles 21. De aprobarse en la cámara Baja, tendría que volver al Senado, porque se aplicaron modificaciones al texto original. Esto sucedería sobre tablas el 28 de noviembre. Es una agenda contrareloj. Las sesiones ordinarias finalizan el 30 de noviembre y, si la ley no sale este año, perderá estado parlamentario. Esto quiere decir que en 2019 habría que comenzar todo el proceso de cero.

En Córdoba, entre el 28 y el 30% de los residentes alquilan una vivienda para vivir. A nivel nacional se calcula que hay entre 7 y 8 millones de inquilinos, dato que explica porqué Mauricio Macri pidió agilizar el tratamiento de la ley, que no se modifica desde el gobierno de Raúl Alfonsín.

Las inmobiliarias aseguran que si el Estado interviene en el mercado del alquiler de viviendas, se va a retraer la oferta, lo que subirá el precio de las locaciones. Al respecto, el sitio especializado habitarargentina.com.ar, indicó lo siguiente: “La experiencia internacional demuestra la necesidad de un Estado presente para regular el funcionamiento del mercado de alquileres, en un contexto donde los costos para acceder a una vivienda han aumentado de manera significativa. Es más, en numerosos países la regulación supera ampliamente la propuesta que se trata en el Congreso y, sin embargo, el mercado de alquileres en dichos países mantiene su volumen”.

Los principales cambios

+Costos inmobiliarios: las comisiones inmobiliarias, impuestos y expensas “extraordinarias” quedarán a cargo de propietario. En Buenos Aires, las comisiones ya las están pagando los propietarios, por una ley local sancionada hace meses. Para Córdoba sería una novedad, ya que todos los costos son asumidos por el inquilino.

+Extensión de los contratos: para las viviendas residenciales será de tres años, igual que para los locales comerciales.

+Garantías: Se podría presentar dos garantías entre las siguientes: aval bancario, seguros de caución, garantía personal con certificado de ingresos (recibos de sueldo), garantía de fianza o propiedad.

+Aumentos: Actualmente, los incrementos están prohibidos por la ley de Convertibilidad, pero los contratos se firman con aumentos fijados de antemano, dispuestos en forma discresional por los propietarios y las inmobiliarias. La nueva ley prevé reajustes semestrales mediante un índice conformado con IPC (inflación) y el coeficiente de variación salarial. Se podrán pactar los contratos en UVA (unidad de valor que sigue el mismo criterio de inflación + salarios)

+Registración ante la Afip para desgravar Impuesto a las Ganancias. La nueva norma obliga al propietario a registrar el contrato ante la AFIP. Si no lo hace, lo podría hacer el inquilino con la presentación del contrato en la Afip.