Córdoba igual que en el 2003

El economista José María Rinaldi explicó que no es la primera vez que Córdoba presenta cifras de desempleo que superan al Gran Buenos Aires. Durante el 2003, los cordobeses también alcanzaban los 13 puntos de desocupación. El perfil agropecuario y el proceso de desindustrialización son dos de los motivos principales por lo que la falta de trabajo impacta tan fuerte en la provincia mediterránea. Para el especialista, el verdadero origen del problema tiene que ver con “la ideología económica en la que se encuadra el país”, algo que parece no registrar Córdoba, una de las pocas provincias en donde Mauricio Macri volvió a ganar en las PASO.

 Viernes, 20-septiembre-2019

El especialista en materia económica afirmó que el índice del 13 % de desempleo es exactamente igual a la que dejó la crisis del 2001 en la provincia


En diálogo con Al Revés, el docente universitario adjudicó las alarmantes cifras de desocupación al programa económico estrictamente neoliberal que se viene ejecutando – sin sensibilidad alguna – desde el gobierno nacional. Habló de que hay una base ideológica que determina las medidas que han llevado a que 2,5 millones de argentinos sufran la falta de trabajo o estén subocupados en el mejor de los casos. El contexto fue provocando un incremento sistemático de las tasas de desocupación desde el año 2015 cuando asumió el actual gobierno, pero destacó que a partir del 2018 “ya arrancamos con dos dígitos en el índice de desempleo en el país”.

Respecto a esto, explicó que no sorprende que Córdoba sea el segundo lugar más afectado por la crisis laboral, superando incluso a Buenos Aires, porque “ya había mostrado esta tendencia a tener dos dígitos en la tasa de desempleo”. “El Gran Córdoba llegó al 13,1%, cifra exactamente igual a la que tenía en el 2003 cuando estábamos realmente muy mal”, afirmó Rinaldi. Consultado por las causas por las que la provincia favorita de Macri tenga estadísticas tan tremendas, señaló que su perfil agropecuario hace que se utilice mano de obra poco intensiva, además de que el emblema de la industria cordobesa, el complejo automotriz, sufrió una profunda recesión. Añadió también que, si bien la provincia desarrolló un Polo Informático, “tiene mano de obra muy calificada, pero muy baja capacidad de empleo”. Y como frutilla del postre, todos estos sectores padecieron las altísimas tasas de interés y la restricción monetaria que terminaron de sellar el aumento de la desocupación.

Frente al panorama nacional, el economista estimó que desde el Estado Provincial se podría haber incentivado una industria manufacturera e industrial más agresiva para sobrellevar la crisis económica. En contraposición a esto, “los caballitos de batalla fueron que Córdoba era la provincia que tenía menor cantidad de empleados públicos per cápita; el equilibrio fiscal; el endeudamiento en dólares; y el desarrollo del Cluster Informático que, lamentablemente, tiene utilización de mano de obra muy calificada pero no tan intensiva”, agregó. En ese sentido también se refirió a los datos acerca de los jóvenes y mujeres como los más afectados por la desocupación según el informe difundido ayer por el INDEC. De acuerdo a su análisis, hay un factor cultural que incide en este resultado, pero existe otro componente vinculado a la ausencia de políticas públicas en torno a la integración de jóvenes y de género. “Si se continúa con esta visión neoliberal y microeconomista del Estado, se va a ir deteriorando no solamente la desocupación, sino el resto de las variables sociales como son pobreza, indigencia, precarización e informalidad”, subrayó.